Antiguos restos del Parque de Atracciones de Montjuic

“Investigando por el antiguo parque”… Así comenzaba un post que escribió nuestro compañero Malifeta en el año 2008. Él, como ex-trabajador del parque, es un gran conocedor de todos los recovecos de este lugar que fue tan emblemático en nuestra ciudad.

Pues si dais paseos por la zona que ocupó el antiguo parque y queréis jugar un rato a los detectives, aun quedan restos del antiguo parque después de los años. Aunque el tiempo ha pasado inexorable, borrando del espacio (que no de la memoria) lo que fue nuestro querido Parque de Atracciones de Montjüic, hay algunos detalles que aún permanecen en el parque, aunque cada vez menos visibles.

Aquí os mostramos dos imágenes: una de un antiguo soporte de cemento que sostenía una de las  farolas del parque,  y otra, con un registro de la época, con chapa damero “palillo”.

Si encontráis algún detalle así, os invito a que nos enviéis la imagen para compartirla en este blog que escribimos como homenaje al desaparecido Parque de Atracciones de Montjuic.

En otra imagen que nos cedió “Nada84”, ya más reciente,  aparece lo que fue la entrada de La Sardana, donde estaba situada la oficina de información, y que después  fue reconvertido en un pequeño bar y tienda de souvenirs para los turistas.

Esta otra imagen se corresponde con  lo que era la planta central del parque.  Limpiando un poco la tierra que estaba por encima, todavía se podía descubrir el suelo del bar-stand Coca-Cola,  que estaba situado  entre la noria y el safari.

– “Ese suelo lo destapé yo la última vez que fui hace algunos años.  Estaba todo lleno de tierra, pero se veía perfectamente y  destapé una gran parte,  limpiando con los pies la arena que había encima. Es un gran recuerdo, aunque no lo parezca, ya que es un suelo que contrasta mucho con el que hay en el resto del parque” – nos escribía Fran.

La última persona que salió del Parque de Atracciones de Montjuic antes de su cierre definitivo, rescató, antes de que fuesen pasto de quienes no los supieran apreciar, estos pilotos de distintos colores.

Con todo su cariño, el mismo que sentía por el parque, los “adaptó”, colocándolos en el mismo orden que cuando aún funcionaban en la taquilla del aparcamiento: naranja, blanco y rojo (de derecha a izquierda).

Estos pilotos, fabricados por la empresa GEMO (situada en El Prat de Llobregat), eran los que generalmente estaban en casi todas las atracciones, instalados de distinta forma, según la atracción, nos comenta nuestro compañero Malifeta, quien nos indica también que, además de los colores mencionados, en algunas de las atracciones había también pilotos de color verde.

En esta imagen vemos algunos de los ejemplos que comentábamos sobre las luces y que, según Malifeta, no había gran variedad de colores para escoger, más allá de los básicos ya nombrados.

Como curiosidad, añadiremos que esos mismos pilotos eran utilizados por las furgonetas Citroën 2 cv a partir del año 1972, pero sólo en color blanco (comentario de Malifeta en el foro).

“El último que salió” del parque, rescató también este familiar servilletero, todo un símbolo de la época, perteneciente, en este caso, a la zona del bar La Ballena, y que tantas veces nos brindó servilletas con las que “abrazar” los famosos frankfurts que con placer degustábamos durante nuestras divertidas jornadas en nuestro parque más querido.

Cualquier resto del antigüo  parque, por pequeño que sea, evoca en nuestra memoria  todos aquellos buenos recuerdos, todas aquellas risas, aquellas charlas entre amigos, los gritos de quienes viajaban en las atracciones, los conciertos, las noches de verano…

Nos han quitado el parque, pero siempre habrá algún pequeño resto que, con nostalgia, nos haga recordar momentos que guardamos como pequeños tesoros.

Editado por Esther Bose y Jose Pérez.
Fuente: Antiguo foro del Parque de Atraccciones de Montjuic

El trolebús rojo del Parque de Atracciones de Montjuic

¿Alguien lo recuerda?

Entre finales de los años 70 y principio de los 80 estuvo expuesto en el Parque de Atracciones de Montjuic un trolebús de dos plantas, pintado de rojo (muy parecido a los típicos autobuses londinenses) y con una inscripción en la que podía leerse “La casa del niño”.

Ubicación y utilidad

Se encontraba situado en la parte baja del parque, delante de la zona de los Mini Karts y donde más tarde se instalaría el Tren Tyrol.

A simple vista no dejaba de ser un autobús rojo de dos plantas. Había sido instalado allí por una editorial para promocionar sus libros, dedicados, principalmente, al público infantil.

No se trataba de ninguna atracción. Estaba fijo y se podía subir a él para ver su interior, donde se encontraban los libros presentados en una especie de estanterías.

Su procedencia

Con apariencia de autobús, se trataba en realidad de un trolebús (mezcla de autobús y tranvía) que funcionaba con electricidad, tomada de un cable suspendido en su parte superior mediante dos pértigas.

En Barcelona este tipo de transporte, que resultaba muy económico, se mantuvo activo entre 1941 y 1968.

Concretamente, el trolebús que había en Montjuic era un Q1. Los vehículos de este modelo comenzaron a circular en Londres durante los años cincuenta, pero a principios de los sesenta, coincidiendo con la supresión de este tipo de transporte en la capital británica, se vendieron todas sus unidades a otros países (entre ellos, España).

Fueron distribuidos por lugares como Bilbao, Zaragoza, Santander, La Coruña, San Sebastián o Tarragona, donde permanecieron en circulación hasta la retirada, paulatinamente, de los trolebuses en las distintas ciudades.

La única modificación necesaria fue cambiar de lado la puerta de acceso de pasajeros, ya que en Londres el acceso está situado en la parte izquierda de los vehículos.

Por lo demás, como cada ciudad los modificó a su gusto, puede decirse, casi con total seguridad, que el Q1 expuesto en Montjuic estuvo circulando en Zaragoza (pintado de verde y gris metalizado) hasta 1976.

Al ejemplar que se encontraba en el Parque de Atracciones de Montjuic se le pintó de rojo y se desmontaron las pértigas por las que pasaba la corriente, ya que, al no haber cable, carecían de utilidad, quedando únicamente el trolebús como original tienda de libros.

Por este motivo, cuando se retiró definitivamente del parque, tuvo que ser trasladado por una grúa.

En este post os compartimos dos fotografías, una del trolebús situado en Montjuic y otra de un trolebús circulando por Zaragoza durante el año 1976.

Textos basados en comentarios de Malifeta y Alemany. Editados y corregidos por Esther Bose y Josep Pérez

La lección de Montjuïc

Molins reclama a Clos que no abandone el Tibidabo como ha hecho con Montjuïc

La Vanguardia – Viernes 4 de febrero de 2000 – Marta Ricart (Barcelona)

La decisión de Joan Clos de añadir el parque de atracciones del Tibidabo al patrimonio municipal ha sido bien recibida en CiU, pero su dirigente en el Ayuntamiento, Joaquim Molins, no las tiene todas consigo.

“Cuando uno ve cómo administra su propiedad el gobierno municipal le tiemblan las rodillas”, dijo ayer. Molins pide al alcalde que no abandone el Tibidabo como ha hecho con el parque de atracciones de Montjuïc, de propiedad municipal, en desuso desde hace casi un año y medio y sin perspectivas claras de utilización a corto plazo.

La prioridad en el Tibidabo debe ser, según Molins, abrir esta primavera, aunque sea en condiciones provisionales, suscribiendo un convenio con Patsa, la empresa que explotaba el parque o con otra firma.

“En sus cien años, pese a los altibajos, el parque siempre ha funcionado, sería decepcionante que pasara a ser municipal para estar cerrado”, apuntó.

El dirigente convergente explicó que el gobierno municipal transigió en que los concesionarios del parque de Montjuïc se vendieran las atracciones y dejaran el parque sin ajardinar, en contra de lo que preveía la concesión y de lo que aseguró el equipo de Clos a CiU. Molins subrayó que el parque no se ajardinó entonces ni después y padece un abandono “inaceptable”. Comparó la situación con la del edificio de Miramar, también en Montjuïc, en desuso desde hace años y que se degrada irremisiblemente.

El dirigente de CiU es cauteloso con el futuro del Tibidabo. Confía en que el Ayuntamiento se haga con el parque, tras pactar con la Seguridad Social que ésta ejerza el derecho de retracto de la subasta, pero recordó que sólo serán municipales siete hectáreas –que no incluyen el aparcamiento y otros terrenos que rodean el recinto– y apuntó que los acreedores de Patsa y de su empresa madre, Grand Tibidabo, podrían intentar evitar la venta. Con todo, Molins avanzó que como el objetivo del parque municipal no será la rentabilidad económica, se deberá darle un uso más social, pedagógico y turístico y más integrado a Collserola.

DE PROPIEDAD PRIVADA A PATRIMONIO PÚBLICO

Renovar el parque sin traicionar su historia

“Hay que renovar el Tibidabo, pero conservando su historia.” Es la opinión de alguien más ligado sentimentalmente si cabe que otros barceloneses al parque de atracciones, pues no sólo es el lugar donde se ha divertido muchas veces; además, su bisabuelo fue Enric Sagnier, el arquitecto del templo del Sagrado Corazón (o Expiatorio).

Àlex Sagnier representa de alguna manera a los descendientes de aquellos que crearon el Tibidabo hace cien años, aunque la obra de su bisabuelo sea un elemento criticado por muchos. Àlex dice que “el edificio se debe contextualizar en su época” (se inició en 1902 y no se acabó hasta 1961) y que se debe mantener al igual que todo el parque.

Cree que para dar “continuidad” a la historia de éste convendría “una alianza”, un parque de propiedad municipal y explotación privada. Como creativo, lanza unas primeras ideas: “Potenciar el parque como oferta turística y cultural, usarlo como símbolo promocional de la ciudad e integrarlo mejor en Collserola”

Sin acuerdo en el conflicto del Parque de Atracciones

La Vanguardia – Lunes 27 de Junio de 1983

No se ha llegado a ningún acuerdo en el acto de mediación, celebrado en la Delegación de Trabajo, entre representantes de los 28 trabajadores despedidos y la empresa del Parque de Atracciones de Montjuic.

Los trabajadores, tres de los cuales mantienen una huelga de hambre desde hace varios días, insisten en la ilegalidad del despido, al considerar que su relación con la empresa era la de «fijos discontinuos» no la de «eventuales» como pretende esta última.

Según indicaron a Efe portavoces de CCT-CNT, en el acto de mediación ambas partes mantuvieron sus posturas. Los trabajadores se negaron a la indemnización propuesta por el representante de la empresa, y solicitaron su readmisión.

Asimismo, los trabajadores denunciaron la contratación de nuevo personal para ocupar sus puestos de trabajo.

Editado: Josep Pérez y Esther Bose

No tags.