La venta del Parque de Montjuic causa polémica legal

El Periódico   Sábado 20 de marzo de 1999
Carles Cols (Barcelona)

La-venta-del-Parque-de-Montjuic-causa-polemica-legal

La antigua montaña rusa del parque de atracciones de Montjuic, ayer en Platja d´Aro.

CIU asegura que el exconcesionario negocia con una propiedad municipal.

Convergencia i Unió (CIU) acusó ayer al Ayuntamiento de Barcelona de permitir que la empresa que tuvo hasta el año 1998 la concesión del Parque de Atracciones de Montjuic esté vendiendo unas instalaciónes que en realidad son propiedad municipal. Los responsables del centro de ocio del Tibidabo explicaron el jueves que la empresa Parque de Atracciones SA, gestora del recinto de Montjuic, les ofreció recientemente la compra del carrusel por 175 millones de pesetas.

Según portavoces de CIU en el Ayuntamiento, Joan Puigdollers, el contrato de la concesión especifica claramente que, al finalizar este, las instalaciones pasan de forma inmediata a manos municipales. De momento, diversas atracciones ya han sido vendidas a terceras empresas por parte de la empresa concesionaria, como la montaña rusa, en manos ahora de un empresario de ocio de Platja d´Aro.

“Al finalizar el término de explotación, revertirán al municipio todas las obras e instalaciones efectuadas por el concesionario, sin derecho de este a ninguna compensación e indemnización”, especifica el contrato. El concesionario – añade el texto – esta obligado además a que “todas las instalaciones queden en perfecto estado de funcionamiento para una nueva licitación, sin que el Ayuntamiento deba de efectuar ninguna reparación”.

Relectura del contrato

Ante la acusación de CIU, un portavoz municipal respondió que el texto del contrato es “ambiguo”, y que ante  esta situación, los técnicos del Ayuntamiento optaron por realizar una relectura del documento en el que las instalaciones desmontables eran propiedad de la concesionaria, y el resto pasarían a ser de titularidad publica.

La respuesta oficial causó ayer una gran sorpresa en las filas de los convergentes. Puigdolers recordó que una reinterpretación del contrato debería de pasar antes obligatoriamente por el pleno municipal, un trámite que hasta la fecha no se ha hecho. Pero en cualquier caso, el portavoz de CIU criticó que el Ayuntamiento se haya decantado, de entrada, por la relectura menos favorable a los intereses de los barceloneses.

Para aclarar el conflicto, el Grupo Municipal de CIU ha presentado una pregunta al alcalde, Joan Clos, para que aclare si hay algún tipo de acuerdo que no se haya dado a conocer entre el Ayuntamiento y  Parque de Atracciones SA, gracias al cual esta empresa pueda disponer de las instalaciones como si fuera la propietaria. En caso contrario, CIU exige al Ayuntamiento que ejerza sus funciones de propietario.

Recorte de prensa facilitado por Josep Manel Castro

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *