Importante proyecto para Montjuich: Construcción de un gran parque de atracciones

La Vanguardia  14/07/1963
J. Pedret Muntañola (Barcelona)

Su coste, financiado por los adjudicatarios, se eleva a cerca de sesenta millones de pesetas

Van concretándose, con perfiles más perceptibles, los planes municipales sobre la montaña de Montjuich. Esta gran zona verde que Barcelona conquistó con la Exposición Internacional de 1929, ha estado durante todos estos años muy lejos de pertenecer de hecho a la ciudad. El barraquismo, con su increíble desarrollo, el relativo interés de unos jardines poco vigilados, y la carencia de lugares de atracción que justificasen el desplazamiento, han hecho que los barceloneses, en su mayoría, vivieran de espaldas a Montjuich durante todo este tiempo.

Varios hechos han contribuido a que cambiaran las circunstancias. La cesión del Castillo a la ciudad, hecha por el Gobierno de Franco y su transformación en sugestivo lugar de atracción de visitantes; el arreglo y ampliación de la carretera de acceso a la antigua fortaleza; la construcción de un magnífico mirador adornado con una fuente bellísima; la repoblación de aquella ladera de la montaña, obra costosísima que está en curso, y finalmente la progresiva, ya definitivamente decretada, desaparición de las barracas.

Ahora se está ya tramitando la incorporación a esta zona del más popular de los elementos: un gran parque de atracciones, dotado de los alicientes y requisitos que pueda desear el más exigente; a tono con las técnicas más avanzadas y al estilo de los mejores del mundo.

Todo ello en medio de una zona verde dotada de distintas clases de vegetación, ordenada con arreglo a rigurosos criterios estéticos y ornamentales, y rodeada de un gran espacio para aparcamiento de toda clase de vehículos.

Ningún medio será escatimado en esta instalación. Tampoco puede decirse que ello constituya un despilfarro, porque la fuerza de seducción de este lugar, como ya se esta viendo, justifica un razonable optimismo sobre la realidad de cuantas inversiones allí se realicen.

La labor municipal

Lo dicho anteriormente no significa que el Municipio se constituya en avispado empresario de espectáculos al aire libre. Su misión es mejorar y embellecer la ciudad y esto es lo que se hará con el futuro Parque de Atracciones. Su labor será de urbanización de la zona, ya en pleno desarrollo, la de previsión y ordenación de espacios para aparcar, el proveerla de los necesarios accesos y vías de comunicación y procurarle la adecuada ordenación jardinera.

Al Pleno Municipal, anunciado para la próxima semana, se solicitará la aprobación de un concurso para la concesión, en determinadas condiciones y en un  largo plazo de la explotación, de un Parque de Atracciones cuya dotación y elementos correrán a cargo del concesionario.

Esta iniciativa municipal obedece, según nuestras noticias, a ofrecimientos para realizarla, de un grupo económico, con participación de capital extranjero. Sea como fuere, lo cierto es que se piensa exigir del que obtenga la concesión unas instalaciones en las que figuren toda clase de medios de diversión y esparcimiento, cuyo coste no será inferior a los sesenta millones de pesetas.

El estudio, delimitación y ordenación iniciales —del que acompañamos un gráfico que no pretende reflejar exactamente lo que será el Parque, sino dar una idea de lo que puede ser— ha estado a cargo del Servicio Municipal de Parques y Jardines, y sobre el mismo se establecerán cuantas modificaciones se crean convenientes.

Importante-proyecto-para-Montjuich-Construccion-de-un-gran-parque-de-atracciones

Características y contenido de las instalaciones del futuro parque

El anteproyecto prevé que se destine una extensión de ocho hectáreas, 80.000 metros cuadrados, al futuro parque, y dos hectáreas a la zona de aparcamiento anexa, que será capaz para unos 500 vehículos. Este aparcamiento estará también al servicio del Castillo y del Mirador.

El Parque dispondrá de una zona de atracciones infantiles y otra para adultos, así como de servicios complementarios como restaurante, «snack-bar», cervecerías, etc.; lugares de descanso en el bosque, dispensarios, oficinas administrativas, sanitarios y otros. Es decir, todo aquello que complementa lo recreativo.

El Parque infantil, que formará un conjunto diferenciado, dispondrá de «carroussel», «montañas rusas», tren en miniatura, un lago con lanchas, helicópteros de juguete, autos de choque, así como un núcleo de atracciones gratuitas en el que figurarán columpios, toboganes y otros entretenimientos.

El Parque para adultos será mucho mayor, y se prevén para el mismo un «carroussel gigante», pista de automóviles a dos niveles, laberinto, autos de choque, aviones colgantes, «montañas rusas acuáticas», «casa encantada», un «tren fantasma», tiro al blanco, así como pasatiempos de habilidad, especialmente una larga pista de nieve artificial-plástica con su correspondiente «telesquí».

Un amplio teatro al aire libre

Uno de los aspectos más importantes del anteproyecto o plan inicial, es el dotar a la zona de un gran teatro al aire libre con varios escenarios móviles, cuya capacidad podría ser de unos quince mil espectadores. Este teatro tendría una función sumamente interesante para Barcelona. Dado su gran aforo, que permitiría localidades a precios populares, sería el lugar ideal para que se dieran actuaciones de masas corales, «ballet» y, especialmente, representaciones de los grandes espectáculos internacionales.

Medios de comunicación

Los accesos a este lugar de Montjuich estarán ampliamente asegurados. Aparte de las mencionadas previsiones para la creación de grandes aparcamientos de vehículos, la actual carretera de subida al castillo está siendo reformada, ampliada y rebajados sus niveles. Otra carretera está ya en construcción detrás del castillo, y enlazará esta zona con el antiguo circuito en la llamada Plaza de Dante, frente a la piscina Municipal.

Se cuenta también con el funicular que enlaza la calle de Marqués del Duero con las proximidades del castillo, y está en estudio una posible prolongación del aéreo de Miramar, a la que ya aludimos al hablar del mismo, hasta la misma entrada de la fortaleza. Otro proyecto no menos ambicioso, pero que se considera factible si la afluencia de público lo justifica, es la construcción de un nuevo transporte aéreo que, a base de telecabinas, enlazaría la Plaza de España con la parte más alta de Montjuich, mediando una parada en el Palacio Nacional.

Como se ve, ninguna dificultad podrá ofrecer el desplazamiento a éste y otros lugares de la montaña, sean cuales sean las posibilidades económicas de los visitantes que, además, se tendrán muy en cuenta en los precios que regirán en las atracciones, pues se quiere que éstas seas asequibles a todos los bolsillos.

¿Estará ya finalizado para el verano próximo?

Pero, según parece, no entra en los propósitos del alcalde, promotor e infatigable impulsor de la idea, el que éste sea un plan a largo plazo. La rápida adecuación de aquella zona de Montjuich justifica que pongamos fundadas esperanzas en que se consiga su deseo de que el nuevo Parque de Atracciones empiece a funcionar, aunque sea parcialmente, el verano próximo. Esperemos que así ocurra.

Para terminar, cabe añadir que esta nueva creación municipal tendrá, sobre la mayor parte de las existentes en otros lugares, la inmensa ventaja de su privilegiada situación. El Parque de Atracciones será, a la vez, un nuevo mirador incomparable al mar y a la ciudad, y sus desniveles permitirán que se cree en torno suyo, y en la misma ordenación interior, un extraordinario jardín en el que los setos se constituyan en pantallas que aporten al visitante el aliciente de ocultar, constantemente, nuevos e insospechados pasatiempos.

Recorte de prensa facilitado por Jose Pérez

Agoniza, luego existe

La Vanguardia  05-04-1998 – Felip Vivanco (Barcelona)

Agoniza-luego-existe

El parque de atracciones de MontjuÏc apura sus últimos momentos mientras se cae de puro viejo

Los platillos espaciales con dos volantes y tubo de escape agonizan; los caballos del tiovivo, antes vigorosos y bien pintados, ya no relinchan, agonizan; los coches del “scalextric”, la noria venerable y achacosa, los autos de choque de cartón piedra, la montaña rusa ruidosa, el dragón de tres cabezas en horas bajas, la calavera asesina sin nuevos trucos.

Todo agoniza en el parque de atracciones de Montjuic, desde la primera verja hasta la última papelera, todo se cae de puro viejo y, sin embargo, casi todo sigue funcionando y dando vueltas, y la música sigue sonando, como las sirenas al principio y al final de cada viaje, y el público sigue acudiendo, aunque cada vez menos. El parque de atracciones de Montjuic agoniza, luego existe. Ha sido así en los últimos años y así será hasta el día que lo cierren. Cuestión de un mes, o tres, o cinco. Cuestión de que el Ayuntamiento decida alargar la concesión o cierre las instalaciones definitivamente.

“Hoy ha venido menos gente de lo habitual, no sé por qué, tal vez porque en el Tibidabo ya han abierto las atracciones.” “¿Gente? La normal, en domingo vienen más.” Los empleados del parque apenas tienen ganas de hablar y menos de aventurar el futuro de las instalaciones, y menos aún de aventurar una fecha de cierre. “¿Fin de la concesión?, ¿litigio judicial? De eso no sabemos.”

Los monstruos del túnel del terror, la iguana maldita, la calavera asesina, los dragones, los demonios, están en paro forzoso. “Aparato en revisión”, se lee en un cartel metálico medio oxidado. Hoy se cumple una semana del accidente en el que resultó malherida una pareja que salió despedida de su vagoneta. “¿Cuándo la abrirán?”, preguntan un grupo de chicos y chicos de La Llagosta y Montcada, mochilas en ristre. Nadie contesta. Ayer amaneció nublado en Montjuic, hacia la tarde se fue despejando. Y ni así. Unos cientos de visitantes, un ejército de turistas italianos esperando para entrar y poco más.

La noria gira un rato, luego se para, peleas en los autos de choque: “conduzco yo; no, conduzco yo”. A los más pequeños no les importa lo más mínimo si la nave espacial está mal pintada o si el coche de bomberos es más bonito o menos. A ellos sólo les preocupa que la atracción dure mucho y que la campana del coche suene bien fuerte cada vez que pasan por delante de sus padres. Saludan y dicen adiós con la mano. Como el parque.

Recorte de prensa facilitado por Piranesi78

Montjuic deja listo el desmontaje de atracciones

El Periódico  Lunes, 5 de abril de 1999
Mayka Navarro (Barcelona)

Montjuic-deja-listo-el-desmontaje-de-atracciones-01

Tristeza en el reino de la diversión

La tristeza ha invadido las pocas atracciones que aún quedan en pie en el parque de atracciones de Montjuic. Los autos de choque (en La foto) están como quedaron en el último viaje del 27 de septiembre, pero devorados por el polvo y una fina capa de hojas secas que se han colado en la atracción. El castillo del Terror (Foto) da más miedo que nunca, en la entrada se acumulan los restos de una antigua atracción que ha viajado a otro parque. La noria espera que alguien se la lleve de la misma forma que el carrusel que, rodeado de desperdicios, es la única pieza protegida por una lona.

Lo que fue el Parque de atracciones de Montjuic desaparece poco a poco. Desde que el recinto lúdico cerró sus puertas, el 27 de septiembre pasado, después de 32 años en funcionamiento, los responsables dejan listo el desmontaje de las atracciones, la mayoría de las cuales ya se han vendido e instalado en otros parques de medio mundo.

El aspecto actual del recinto es triste, sucio, decadente y deplorable. Donde hace unos meses había atracciones como Boomerang, que fue enviado en barco a Nueva Orleáns (EUA), ahora únicamente queda un agujero invadido por una vegetación agresiva que se ha hecho dueña y señora del parque. Otras atracciones, como el Vikingo también han ido a parar al otro lado del Atlántico. Este barco Vikingo se fue para La Habana.

El Ayuntamiento tenía previsto que los trabajos de desmontaje de las atracciones finalizaran hace un mes. En vista de que los trabajos se alargan, el consistorio y los responsables del parque han acordado prolongar el alquiler, a cambio de una cantidad de dinero que no ha trascendido. Un técnico del Ayuntamiento supervisa todos los trabajos que se están realizando.

Una empresa de seguridad privada se encarga de vigilar las 24 horas del día el parque que, en  los últimos meses se había convertido en una pieza codiciada por los ladrones de la zona. En el cajón del despacho del guarda hay una colección de armas blancas, destornilladores y llaves inglesas que, en algunos casos, han servido para amenazar, y en otros, como herramienta para desmontar piezas de las atracciones de manera clandestina.

Las últimas semanas, las visitas de intrusos han cesado. En el parque ya no quedan atracciones en buen estado. Las que continúan ahí están abandonadas, devoradas por el polvo y la suciedad, y acabarán siendo chatarra. La noria, que rompe el perfil de la montaña de Montjuic, aún se mantiene en pie y según parece, su futuro está en un parque de Benalmádena (Malaga).

Montjuic-deja-listo-el-desmontaje-de-atracciones-02

Zona verde de 14 hectáreas

El carrusel también continua en el mismo sitio, pero tiene un futuro garantizado. Su precio de venta es de 175 millones de pesetas, y seguramente hará feliz a algún anticuario. Es la única atracción mimada del parque. Su alto valor ha provocado que los caballitos de madera tallada a mano estén bien protegidos por unas lonas que los cubren en su totalidad, con el fin de protegerlos del deterioro.

Cuando el recinto, que ocupa una superficie de 14 hectáreas, se quede vacío, el Ayuntamiento lo recuperará para ubicar un parque verde, pero el proyecto final aún no está definido. La agencia metropolitana Barcelona Regional trabaja en la elaboración de diferentes propuestas.

Montjuic-deja-listo-el-desmontaje-de-atracciones-03

Recorte de prensa facilitado por Josep Manel Castro

Lágrimas de cocodrilo

La Vanguardia 31-10-1998
Marta Ricart (Barcelona)

Las-atracciones-de-Montjuic-se-desmontan-para-ir-a-parques-de-todo-el-mundo

Una gran grúa desmantela el Boomerang, la última atracción que estrenó el parque.

Lo que fue el parque de atracciones de Montjuic se repartirá pieza a pieza por todo el mundo. A quienes entristeció el cierre del parque, el pasado 27 de septiembre, después de 32 años en funcionamiento, quizás les duela menos al saber que las montañas rusas, el pulpo, los trenes y autos de choque o las divertidas figuras no se olvidarán en un almacén ni reducirán a chatarra, sino que habrá quien continuará disfrutando de ellas.

Las grandes atracciones como el Boomerang o el Vikingo irán a parques extranjeros y las más pequeñas a ferias.

Las atracciones, algunas de las cuales harían las delicias de nostálgicos y coleccionistas, irán a parar a parques y ferias de todos los tipos. Así, según fuentes de las empresas que trabajan en el desmantelamiento del parque, de las grandes instalaciones, el Boomerang, por ejemplo, la última atracción que se estrenó, se enviará a Nueva Orleáns (Estados Unidos) o el Vikingo, a La Habana (Cuba). Más cerca se quedará la gran noria, que irá a un recinto español, a Benalmádena (Málaga). Ninguna pieza irá al Tibidabo. Parques de Bulgaria y de otros países del Este también recibirán algunas atracciones.

No les importa que estén un poco anticuadas. Al parecer, todas las piezas están ya vendidas a grandes parques o a pequeñas ferias, según explica Javier Fernández, técnico del Ayuntamiento que supervisa los trabajos y que cuenta que ya intervino hace tres decenios en el montaje del recinto.

La empresa que explotaba el parque es responsable de su desmantelamiento, aunque no explica los detalles. Hace unos días ya se comenzó a retirar una de las pequeñas atracciones y esta semana se ha trabajado en desmontar el Boomerang, instalado antes de los Juegos Olímpicos y que causó gran sensación.

El desmantelamiento no es sencillo, pues la atracción se reduce a múltiples piezas, más manejables, pero de varias toneladas de peso cada una, que se deberán llevar hasta el puerto, se estima que se necesitarán unos 40 viajes en camión para transportarlas en barco a Nueva Orleans.

Varias empresas especializadas, de grúas y de transporte, entre ellas una canadiense, y coordinadas por la barcelonesa Universal Trade Transport, se encargan de la retirada y traslado, explica Josep Lluís Cano, de la firma.

Recorte de prensa facilitado por Jose Pérez.