El parque de atracciones de Montjuich

La Vanguardia 23/06/1966

Catorce hectáreas de tierras yermas convertidas en un incomparable centro de expansión.

El Parque de Atracciones de Montjuich, del que ya hablamos oportunamente cuando se iniciaba su construcción, ha entrado en funcionamiento. Su instalación ha constituido una ingente obra de ingeniería, ya que por tener que asentarse sobre tierras de aluvión, hubieron de cimentarse una serie de muros para asentar el terreno. Cerca de mil toneladas de tierra han sido removidas, y fueron movilizadas gran número de máquinas excavadoras, apisonadoras y otros ingenios modernos especialmente concebidos para los grandes trabajos de obras públicas. Canalizar los servicios, como agua y electricidad, esta última red alimentada por tres alternadores con una capacidad total de 5.000 kilovatios, y buscar la solución paisajista, con paseos, escaleras jardines, singulares edificios y, naturalmente, una delicada distribución de las atracciones, fue tarea delicadamente atendida.

Catorce hectáreas es la superficie actual del Parque de Atracciones de Montjuitch y, como puede estimarse, por las dificultades que hubo que afrontar desde el primer momento motivadas por las condiciones del terreno, su instalación requirió una tenaz labor. Todo fue resuelto y lo que ayer eran tierras yermas hoy es un amplio recinto de sugestivos atractivos, un incomparable centro de expansión y diversión, muy dignamente instalado y que honra a Barcelona.

El parque está tan lleno de detalles, muchos de ellos ultimándose. Sus atracciones están delimitadas por zonas y el parque infantil está apartado de donde hay distracciones para adultos, quienes pueden escoger entre toda la gama de diversiones. Un tren miniatura recorre toda la cornisa del parque, en una extensión de línea de 500 metros en torno a las 40 atracciones, algunas de ellas gigantescas y muy espectaculares, buen numero de ellas desconocidas hasta ahora en España, y otras, de las que funcionan un número muy reducido en el mundo. Los nombres ya son de por sí atrayentes: «zepelín», «loco ratón», «panamaricana», «satélite jet», «revoltillo», «cajas voladoras», «giróscopo» y otros muchos. Todo instalado con esplendidez, pues únicamente la fachada de las «Cuevas del fantasma», pongamos por ejemplo, costará un millón de pesetas, entre material y mano de obra.

Los edificios dispersos por el recinto son obras arquitectónicas singulares y están destinados a cervecerías, snack-bar, refrescos, churrería, granja, restaurante, fotografía, tienda de «souvenirs» y a otras actividades. Y al referirse a los edificios hay que hablar muy especialmente de dos de ellos: el Teatro al Aire Libre, con una capacidad de 2.150 personas sentadas y otras varias miles de pie, o sentadas en unas terrazas que rematan el edificio que dispone de un escenario triple y elevado, todo realizado con estilo muy moderno, aprovechando los últimos adelantos de la estereofonía para adaptarle la acústica adecuada. Al fondo una escenografía natural, la gran panorámica de Barcelona. Las Cuevas de Carmen Amaya, de rico sabor andaluz, con una estatua de bronce de la que fue genial artista, con sus jardines de ambiente arabesco, paredes blancas de cal, sus ventanas y lámparas de forja, el mosaico, tan clásico en el clima de las casas del sur de España, el imprescindible «tablao» y las mesas y sillas, un mobiliario que se ajusta a las pretensiones de una atmósfera inconfundible.

El Parque de Atracciones de Montjuich forma un conjunto excepcional que ha venido a valorar aquel paraje de la gran montaña de Barcelona, completando los demás atractivos del lugar, como el Castillo, Mirador del Alcalde y Piscina Municipal. Un rincón excepcional en la moderna Barcelona, cuya transformación total puede fácilmente apreciarse por la exposición retrospectiva que los servicios técnicos del Ayuntamiento han instalado con carácter provisional en uno de los edificios.

Recorte de prensa facilitado por Jose Pérez

El Jefe del Estado en el parque de atracciones

La Vanguardia   24/06/1966
Redacción (Barcelona)

Franco visito una amplia exposición de proyectos sobre la montaña de Montjuich

El-Jefe-del-Estado-en-el-parque-de-atracciones

Terminada la visita a los nuevos Juzgados, el Generalísimo Franco se trasladó al nuevo Parque de Atracciones de Montjuich, que inauguró oficialmente. En la entrada superior del mismo se había congregado, dentro y fuera del recinto, una gran muchedumbre que, desde mucho antes de la hora prevista, aguardaba pacientemente la llegada del Caudillo. Se hallaba alineada junto a la puerta la Policía Municipal montada, en uniforme de gran gala.

Aguardaban a Franco y a su esposa en dicho lugar, el alcalde, señor Porcioles, con todos los miembros de la Corporación municipal; presidente de la Diputación Provincial, marqués de Castell-Florite, con el vicepresidente, señor Ribas Seva y varios diputados; vicesecretario general del Gobierno Civil, señor Gómez Quintana; director general de Prensa, señor Jiménez Quílez; consejero nacional, señor Calvifio; delegado de Sindicatos, señor Martín Villa; delegado de Hacienda, señor Ossorio; delegado del Ministerio de la Vivienda, señor Martorell; general Serra Algarra; decano del Cuerpo Consular, doctor Selva Sandoval; presidente de la Cámara Oficial de la Industria, don Andrés Ribera Rovira; presidente del Real Círculo Artístico, vizconde de Güell y otras muchas personalidades y representaciones.

Junto a la entrada se hallaban las esposas del capitán general, del alcalde y del presidente de la Diputación entre otras distinguidas damas.

Igualmente, aguardaban la llegada del Caudillo los miembros del Consejo de Administración del Parque de Atracciones con su presidente, señor Borges Villegas; señor Michelene, secretario gerente y consejeros de la entidad.

Llegada de Doña Carmen polo de Franco

A las 8 en punto de la noche llegaba al recinto la esposa de S. E. el Jefe del Estado, doña Carmen Polo de Franco, a quien acompañaban la esposa del ministro de la Gobernación y la del gobernador civil de Barcelona. La duquesa de la Victoria ofreció a doña Carmen un hermoso ramo de flores y seguidamente la egregia dama, acompañada por el señor Porcioles y otras personalidades, pasó a contemplar la espléndida panorámica que desde aquel lugar se divisa de todo el parque y de un vasto sector de la ciudad.

Triunfal recibimiento al Caudillo

Cinco minutos más tarde hacía su llegada al recinto Su Excelencia el Jefe del Estado, al que acompañaban los ministros de la Gobernación y comisario general del Plan de Desarrollo, así como el capitán general de la IV Región Militar. En compañía de dichas personalidades y del alcalde y de sus jefes de las Casas Civil y Militar, Franco contempló unos instantes la espléndida panorámica de la ciudad y del parque.

A su llegada, la banda de cornetas y tambores de la Policía Municipal montada, alineada en la puerta del parque, interpretó el «Himno Nacional», en tanto que la gran muchedumbre, agrupada dentro y fuera del parque, prorrumpía en vítores y aplausos que se prolongaron durante largo espacio.

Exposición de proyectos

El Jefe del Estado y su esposa, acompañados de las indicadas personalidades, visitaron a continuación la magnífica Exposición de Proyectos, con gráficos, maquetas y fotografías, montada en el interior del pabellón-cervecería del parque. En la misma figuran todos los planos que se abrigan para la revalorización y urbanización de la montaña de Montjuich, incluyendo los que abarcan las futuras fases que completarán el Parque de Atracciones, la ampliación del Pueblo Español y otros.

Sobre el Parque de Atracciones se exhiben fotos de un «planetarium» de notables proporciones; una futura sala de boleras con 32 canales, condición ésta, que la hará apta para celebrar allí campeonatos del mundo de la especialidad; pistas de patinaje, hockey sobre ruedas y otra para esquiar sobre nieve artificial.

Igualmente se incluyen fotografías de todos los edificios, palacios y de los más bellos rincones de la montaña, así como del Castillo de Montjuich, Mirador del Alcalde, etc. Son exhibidos igualmente, gráficos de las diferentes etapas de la construcción del Parque de Atracciones, y se establecen las adecuadas previsiones para su ampliación. El Pueblo Español, según los planes municipales de ampliación, es asimismo detalladamente descrito. Por último, llamó poderosamente la atención el proyecto de ordenación de la vertiente marítima de la montaña.

Visita a las atracciones

Todas las atracciones del parque estaban funcionando, ocupadas por los numerosísimos Invitados. Franco y su séquito recorrieron detenidamente todo el interior del recinto, en el que se cuentan unas cuarenta atracciones, y se detuvo varias veces para observar algunas sobre las que recibió las adecuadas explicaciones del alcalde y los miembros del Consejo de Administración.

El Caudillo y sus acompañantes ocuparon unos amplios balcones que dan sobre el espléndido teatro al aire libre, capaz para 2.150 personas, que estaba totalmente ocupado.

En el escenario, la Banda Municipal, interpretó el «Himno Nacional» al aparecer Sus Excelencias, y luego unos fragmentos de «Bohemios», de Vives.

Poco después, la comitiva, reanudó su recorrido inaugural entre incesantes aplausos y vítores del público. Tras contemplar el tren miniatura que tiene medio kilómetro de recorrido, penetraron en las cuevas de Carmen Amaya, de típico aire andaluz, en cuyas proximidades figura una bella estatua de la gran bailarina española. Allí asistieron el Jefe del Estado y esposa a un breve recital folklórico.

En el transcurso de la breve exhibición les fue servida una copa de vino español. Con ello se dio por terminada la visita de Franco al Parque de Atracciones. A las 8 y 6 minutos, el Caudillo y su esposa abandonaban el recinto camino del Palacio de Pedralbes.

La despedida que la gran representación del pueblo barcelonés allí congregado les tributó, fue memorable por el entusiástico fervor de los incesantes vítores y aplausos que lo rubricaron.

Nueva-fisonomia-del-parque-de-MontjuicRecorte de prensa facilitado por Jose Pérez

Inauguración de las Cuevas de Carmen Amaya en Parque de Atracciones Montjuich

La Vanguardia    25/08/1967
Redacción (Barcelona)

En el recinto del Parque de Montjuich se han inaugurado las «Cuevas de Carmen Amaya», situadas junto al monumento a aquella famosa bailarina gitana, que nació en una barraca del barrio marinero de Somorrostro. Las cuevas tienen capacidad para 200 personas, holgadamente instaladas, y para construirlas se ha horadado la montaña, agregándose una prolongación en el exterior.

Un-venezolano-en-la-ciudad-condal-Carmen-Amaya

Inauguró las Cuevas de Carmen Amaya y su tablao flamenco la extraordinaria “bailaora” madrileña Flora Albaicín, que formó pareja con Roberto Iglesias y se retiró al contraer matrimonio. Al quedar viuda hace cuatro años decidió crear una escuela de baile flamenco.

Su reaparición constituyo un éxito rotundo, acompañándole a la guitarra José Luis Cortés «Remolino hijo» que compartió las ovaciones y los “olés” con Flora Albaicín.

Las Cuevas de Carmen Amaya, que vienen registrando llenos absolutos de españoles y extranjeros, funcionarán todo el año.

Recorte de prensa facilitado por Raúl Jiménez

Lola Flores rindió homenaje a Carmen Amaya

La Vanguardia  14/09/1967
M.J. (Barcelona)
Lola-Flores-rindio-homenaje-a-Carmen-Amaya-en-Montjuich
El martes por la tarde, Lola Flores, junto a Antonio González y los miembros del Ballet de Arte Español, rindió homenaje a la figura de Carmen Amaya. Lola Flores, después de depositar un ramo de flores a los pies de la estatua que cinceló el escultor Cañas y que está situada en la montaña de Montjuich, pronunció unas palabras alusivas a la figura de la “bailaora” desaparecida. Es este el momento que recoge la fotografía de Pérez de Rozas.

En el Parque de Atracciones de Montjuich

La excepcional artista folklórica Lola Flores, ha iniciado una corta serie de actuaciones en el Teatro del Parque de Atracciones de Montjuich. Estas representaciones se darán todos los días a las 8 y 12 de la noche.

Anteanoche hizo Lola Flores su debut ante un público numeroso y enfervorizado que le prodigó entusiásticas y constantes ovaciones, así como a su marido, el guitarrista Antonio González.

También fueron muy aplaudidos algunos otros números artísticos que intervinieron en el espectáculo.

Antes de iniciarse la representación, Lola Flores, acompañada de su esposo y de otros artistas, se dirigió al lugar en que está emplazado el monumento a Carmen Amaya, en el que depositó un gran ramo de flores. A continuación, el escritor Serafín Adame, venido ex profeso a nuestra ciudad para asistir al acto, recitó su famosa composición poética «Réquiem a Carmen Amaya», que el público escuchó respetuosamente y aplaudió luego con gran fervor.

Poco después se inició el espectáculo, a lo largo del cual las manifestaciones de admiración y simpatía a la singular y popular artista fueron incesantes.

Terminada la sesión de última hora de la tarde en las llamadas «Cuevas de Carmen Amaya», en el recinto del Parque de Atracciones, Lola Flores y Antonio González ofrecieron una copa de vino español a los miembros de su compañía y a numerosos invitados que habían asistido al acto.

Recorte de prensa facilitado por Raúl Jiménez