Importante proyecto para Montjuich: Construcción de un gran parque de atracciones

La Vanguardia  14/07/1963
J. Pedret Muntañola (Barcelona)

Su coste, financiado por los adjudicatarios, se eleva a cerca de sesenta millones de pesetas

Van concretándose, con perfiles más perceptibles, los planes municipales sobre la montaña de Montjuich. Esta gran zona verde que Barcelona conquistó con la Exposición Internacional de 1929, ha estado durante todos estos años muy lejos de pertenecer de hecho a la ciudad. El barraquismo, con su increíble desarrollo, el relativo interés de unos jardines poco vigilados, y la carencia de lugares de atracción que justificasen el desplazamiento, han hecho que los barceloneses, en su mayoría, vivieran de espaldas a Montjuich durante todo este tiempo.

Varios hechos han contribuido a que cambiaran las circunstancias. La cesión del Castillo a la ciudad, hecha por el Gobierno de Franco y su transformación en sugestivo lugar de atracción de visitantes; el arreglo y ampliación de la carretera de acceso a la antigua fortaleza; la construcción de un magnífico mirador adornado con una fuente bellísima; la repoblación de aquella ladera de la montaña, obra costosísima que está en curso, y finalmente la progresiva, ya definitivamente decretada, desaparición de las barracas.

Ahora se está ya tramitando la incorporación a esta zona del más popular de los elementos: un gran parque de atracciones, dotado de los alicientes y requisitos que pueda desear el más exigente; a tono con las técnicas más avanzadas y al estilo de los mejores del mundo.

Todo ello en medio de una zona verde dotada de distintas clases de vegetación, ordenada con arreglo a rigurosos criterios estéticos y ornamentales, y rodeada de un gran espacio para aparcamiento de toda clase de vehículos.

Ningún medio será escatimado en esta instalación. Tampoco puede decirse que ello constituya un despilfarro, porque la fuerza de seducción de este lugar, como ya se esta viendo, justifica un razonable optimismo sobre la realidad de cuantas inversiones allí se realicen.

La labor municipal

Lo dicho anteriormente no significa que el Municipio se constituya en avispado empresario de espectáculos al aire libre. Su misión es mejorar y embellecer la ciudad y esto es lo que se hará con el futuro Parque de Atracciones. Su labor será de urbanización de la zona, ya en pleno desarrollo, la de previsión y ordenación de espacios para aparcar, el proveerla de los necesarios accesos y vías de comunicación y procurarle la adecuada ordenación jardinera.

Al Pleno Municipal, anunciado para la próxima semana, se solicitará la aprobación de un concurso para la concesión, en determinadas condiciones y en un  largo plazo de la explotación, de un Parque de Atracciones cuya dotación y elementos correrán a cargo del concesionario.

Esta iniciativa municipal obedece, según nuestras noticias, a ofrecimientos para realizarla, de un grupo económico, con participación de capital extranjero. Sea como fuere, lo cierto es que se piensa exigir del que obtenga la concesión unas instalaciones en las que figuren toda clase de medios de diversión y esparcimiento, cuyo coste no será inferior a los sesenta millones de pesetas.

El estudio, delimitación y ordenación iniciales —del que acompañamos un gráfico que no pretende reflejar exactamente lo que será el Parque, sino dar una idea de lo que puede ser— ha estado a cargo del Servicio Municipal de Parques y Jardines, y sobre el mismo se establecerán cuantas modificaciones se crean convenientes.

Importante-proyecto-para-Montjuich-Construccion-de-un-gran-parque-de-atracciones

Características y contenido de las instalaciones del futuro parque

El anteproyecto prevé que se destine una extensión de ocho hectáreas, 80.000 metros cuadrados, al futuro parque, y dos hectáreas a la zona de aparcamiento anexa, que será capaz para unos 500 vehículos. Este aparcamiento estará también al servicio del Castillo y del Mirador.

El Parque dispondrá de una zona de atracciones infantiles y otra para adultos, así como de servicios complementarios como restaurante, «snack-bar», cervecerías, etc.; lugares de descanso en el bosque, dispensarios, oficinas administrativas, sanitarios y otros. Es decir, todo aquello que complementa lo recreativo.

El Parque infantil, que formará un conjunto diferenciado, dispondrá de «carroussel», «montañas rusas», tren en miniatura, un lago con lanchas, helicópteros de juguete, autos de choque, así como un núcleo de atracciones gratuitas en el que figurarán columpios, toboganes y otros entretenimientos.

El Parque para adultos será mucho mayor, y se prevén para el mismo un «carroussel gigante», pista de automóviles a dos niveles, laberinto, autos de choque, aviones colgantes, «montañas rusas acuáticas», «casa encantada», un «tren fantasma», tiro al blanco, así como pasatiempos de habilidad, especialmente una larga pista de nieve artificial-plástica con su correspondiente «telesquí».

Un amplio teatro al aire libre

Uno de los aspectos más importantes del anteproyecto o plan inicial, es el dotar a la zona de un gran teatro al aire libre con varios escenarios móviles, cuya capacidad podría ser de unos quince mil espectadores. Este teatro tendría una función sumamente interesante para Barcelona. Dado su gran aforo, que permitiría localidades a precios populares, sería el lugar ideal para que se dieran actuaciones de masas corales, «ballet» y, especialmente, representaciones de los grandes espectáculos internacionales.

Medios de comunicación

Los accesos a este lugar de Montjuich estarán ampliamente asegurados. Aparte de las mencionadas previsiones para la creación de grandes aparcamientos de vehículos, la actual carretera de subida al castillo está siendo reformada, ampliada y rebajados sus niveles. Otra carretera está ya en construcción detrás del castillo, y enlazará esta zona con el antiguo circuito en la llamada Plaza de Dante, frente a la piscina Municipal.

Se cuenta también con el funicular que enlaza la calle de Marqués del Duero con las proximidades del castillo, y está en estudio una posible prolongación del aéreo de Miramar, a la que ya aludimos al hablar del mismo, hasta la misma entrada de la fortaleza. Otro proyecto no menos ambicioso, pero que se considera factible si la afluencia de público lo justifica, es la construcción de un nuevo transporte aéreo que, a base de telecabinas, enlazaría la Plaza de España con la parte más alta de Montjuich, mediando una parada en el Palacio Nacional.

Como se ve, ninguna dificultad podrá ofrecer el desplazamiento a éste y otros lugares de la montaña, sean cuales sean las posibilidades económicas de los visitantes que, además, se tendrán muy en cuenta en los precios que regirán en las atracciones, pues se quiere que éstas seas asequibles a todos los bolsillos.

¿Estará ya finalizado para el verano próximo?

Pero, según parece, no entra en los propósitos del alcalde, promotor e infatigable impulsor de la idea, el que éste sea un plan a largo plazo. La rápida adecuación de aquella zona de Montjuich justifica que pongamos fundadas esperanzas en que se consiga su deseo de que el nuevo Parque de Atracciones empiece a funcionar, aunque sea parcialmente, el verano próximo. Esperemos que así ocurra.

Para terminar, cabe añadir que esta nueva creación municipal tendrá, sobre la mayor parte de las existentes en otros lugares, la inmensa ventaja de su privilegiada situación. El Parque de Atracciones será, a la vez, un nuevo mirador incomparable al mar y a la ciudad, y sus desniveles permitirán que se cree en torno suyo, y en la misma ordenación interior, un extraordinario jardín en el que los setos se constituyan en pantallas que aporten al visitante el aliciente de ocultar, constantemente, nuevos e insospechados pasatiempos.

Recorte de prensa facilitado por Jose Pérez