Barcelona renovará el parque de Montjuïc

El Mundo  Lunes, 15 de abril de 1996
Xavier Margarit

La concesión del recinto caducó el pasado mes de junio – El Ayuntamiento no se plantea eliminar el parque, pero quiere unas instalaciones más modernas – El municipio cree que el centro ayudará a eliminar la degradación del entorno.

Dos multinacionales del sector lúdico presentan propuestas para un nuevo centro de atracciones.

BARCELONA.- El Ayuntamiento quiere renovar a fondo el parque de atracciones de Montjuïc y está redactando las bases de un concurso para instalar un nuevo centro lúdico. «El actual parque está obsoleto, y creemos que hay que ir hacia una oferta que dé prioridad a instalaciones acuáticas y a mejores restaurantes», explicó la comisionada de la alcaldía del Parc de Montjuïc, Katy Carreras-Moysi.

La reforma del parque de atracciones es la pieza principal de una ambiciosa renovación que se pretende hacer en la zona, que es la más degradada del Parc de Montjuïc.

El parque de atracciones, creado en 1966, funciona en régimen de concesión, que teóricamente terminó el pasado mes de junio. La empresa propietaria del parque pidió que se alargara la concesión hasta el año 1998, debido a las restricciones de tráfico que se han realizado en Montjuïc, por ejemplo durante los Juegos, pero el Ayuntamiento sólo les ha dado un plazo extra que vence el próximo mes de diciembre.

El departamento que dirige Carreras-Moysi ha recibido dos ofertas por parte de multinacionales especializadas en la explotación de grandes parques. La propia empresa Parque de Atracciones de Montjuïc, también tiene la intención de presentar un plan de renovación de sus instalaciones.

El gerente del parque, José Manuel Martín Olmedo, explicó que está negociando con el Ayuntamiento la continuidad del parque y que tiene previsto presentarse al concurso para conseguir una nueva concesión. «Haremos una renovación integral», señaló Martín Olmedo, que afirmó que está previsto instalar atracciones espectaculares. «La apertura de Port Aventura no ha saturado el mercado, porque no todo el mundo puede gastarse 10.000 pesetas en un día y es bueno que haya un parque moderno dentro de la ciudad», añadió el gerente.

Katy Carreras-Moysi explicó que se adoptará la propuesta más viable, pero que en cualquier caso, habrá un parque lúdico. Carreras-Moysi explicó que próximamente se creará un órgano para gestionar en su conjunto el Parc de Montjuïc, en el que participarán el Ayuntamiento, la Fira, el Poble Espanyol, el MNAC, y Barcelona Promoció.

Esta comisión propiciará que el Parc de Montjuïc tenga una imagen unitaria e instalará un servicio de transporte propio. En el año 1995, el Parc de Montjuïc fue visitado por 10 millones de personas. «Se trata de que la gente venga a pasar el día a Montjuïc porque tenga una oferta variada», señaló.

La zona que quedó olvidada en los Juegos

El Ayuntamiento quiere renovar a fondo el entorno del parque de atracciones de Montjuïc, ya que se considera que esta zona quedó huérfana de inversiones en la época olímpica. Los principales puntos de actuación, además del parque, son los siguientes:

CUARTEL MILITAR.- Está situado junto al Castell de Montjuïc y está en deshuso. El Ayuntamiento convocará un concurso para instalar un restaurante, que disfrutará de una excelente vista de la ciudad. El año pasado se derribó otro restaurante colindante que estaba en mal estado.

TIRO DE PICHON.- La concesión de este club de tiro al pichón, que tiene medio centenar de socios, caducó en abril de 1994, pero el centro inició una batalla legal con el Ayuntamiento para evitar el desalojo. Sin embargo, la Audiencia de Barcelona falló el pasado mes de febrero que los propietarios del club tienen que desalojar el recinto. El municipio quiere derribar el edificio y construir un parque público que se añadirá a la zona forestal que ya existe.

TIRO OLIMPICO.- Este club tiene 3.000 socios y una larga tradición olímpica, ya que siempre han enviado un representante en cada edición de los Juegos Olímpicos. El Ayuntamiento apuesta por la continuidad del mismo.

MIRAMAR.- Los antiguos estudios de Televisión Española han arrastrado una maldición desde que fueron abandonados, porque ningún proyecto ha fructificado. En primer lugar se quiso hacer un hotel, y despúes un restaurante de lujo, en el que estaba previsto instalar un escenario para hacer espectáculos. Sin embargo la empresa se quedó sin financiación y las obras están paradas. El Ayuntamiento quiere encontrar un socio que quiera pagar para rescatar la concesión y darle una utilidad.

RESTAURANTE L’AST.- Situado en un extremo de la montaña, disfruta de una de las vistas más espectaculares de la ciudad. Katy Carreras-Moysi explicó que ha recibido ofertas de algunos de los restauradores más destacados de Barcelona, pero la concesión finaliza en el año 2028 y la única forma de modernizarlo es rescatando la concesión. Este establecimiento está situado junto a los jardines de la Armada, que son obra del paisajista Jean Claude Nicolas Forestier, y que se encuentran en un avanzado estado de degradación.

Recorte de prensa facilitado por Josep Manel Castro

Montjuïc se convertirá en un gran parque urbano de 400 hectáreas

El País – Joaquima Utrera (23/06/2001)

El desmantelamiento del antiguo parque de atracciones brinda la ocasión de reordenar una amplia zona y de resolver problemas endémicos, como el del transporte público, que tanto ha contribuido a su aislamiento. El plan director, presentado ayer por el alcalde Joan Clos y el recién nombrado gerente del plan, Antoni Falcón, quiere acentuar la condición natural de mirador que tiene el museo del castillo.

La montaña recibe anualmente unos 12 millones de visitantes. Esta cifra parece insuficiente al gobierno municipal, y Clos está convencido de que aumentará cuando se lleven a cabo los proyectos en cartera de una operación que insistió en calificar de ‘estratégica’ para la ciudad.

Entre estos proyectos destacan:

– Cinco puertas. La avenida de la Reina María Cristina es hoy la principal entrada, aunque con frecuencia presenta dificultades de acceso cuando coincide con la celebración de salones feriales. Los visitantes llegan en transporte público o en vehículo privado, pero si desean estacionar el vehículo, únicamente disponen de un aparcamiento subterráneo de pago. Los técnicos consideran que es uno de los accesos que se debe reformar.

– Porta Delta. Está situada entre el paseo de la Zona Franca y la calle del Foc, sólo es accesible en vehículo privado hasta que llegue la línea 9 del metro. En este lugar se prevé construir el mayor aparcamiento para los visitantes.

– Puerta Cerdà. Estará situada en la calle de la Minería, supondrá una mejora considerable y tendrá protagonismo cuando se abra el segundo recinto ferial.

– Puerta Forestier. Tal vez será ésta la entrada más espectacular al parque desde el mar. Ahora sólo puede ascenderse en vehículo privado. Se podrán utilizar las escaleras monumentales proyectadas por Forestier, que estarán reforzadas por otros medios de transporte como ascensores o el teleférico. Esta puerta será objeto de concurso público, que resuelva el deficiente acceso desde Ciutat Vella a través de Poble Sec.

– Antiguo parque de atracciones. Restauración ambiental y paisajística en una superficie de 7,2 hectáreas. Se invertirán 460 millones de pesetas en este año para consolidar los espacios vegetales existentes.

– Jardines temáticos. El contacto con la naturaleza será posible a través de circuitos diversos que enlazarán con el jardín de los sentidos, del agua, de los olores, que además dispondrán de talleres medioambientales. Como continuación del jardín de los cactus se construirá el Xero Jardín o jardín de plantas sin agua. Este último ocupará una superficie de 39 hectáreas, situada en el área del Morrot. El fuerte desnivel del terreno, la falta de agua y la exposición prolongada al sol le convierten en el lugar idóneo para colocar allí un tipo de jardín con bajas necesidades hídricas a prueba de insolaciones.

– Costa i Llobera y Laribal. Las mejoras del entorno de los jardines de Costa i Llobera consisten en colocar una verja perimetral para proteger las plantas, además de renovar el pavimento de una parte de la avenida de Miramar, reservando una área de aparcamientos para autocares. La actuación en los jardines de Laribal quiere recuperar el espíritu de su autor, el ingeniero francés Jean-Claude Nicolas Forestier y de su colaborador, el arquitecto y diseñador de jardines Nicolau M. Rubió i Tudurí, adaptándolo al presente.

– Font del Gat. La restauración se terminará el año próximo y costará 155 millones de pesetas. El proyecto aspira a devolver al edificio el aspecto original, adecuándolo a las comodidades modernas; se establecerán un centro de acogida, oficinas y un servicio de bar.

Recorte de prensa facilitado por Jose Pérez