¿El parque de atracciones de Montjuic dejará paso a un parque?

alcalde-joan-clos

El 27 septiembre de 1998 se realizó una entrevista al, por aquel entonces alcalde de Barcelona, Joan Clos, para la sección “Vivir en Barcelona” de La Vanguardia, bajo el titulo de “Se nos hace pagar el 92”.

A continuación os mostramos un fragmento de dicha entrevista, ya que está relicionada directamente con el “futuro” del espacio que ocupaba nuestro querido parque de atracciones de Montjuic.

La Vanguardia —¿El parque de atracciones de Montjuic dejará paso a un parque?

Joan Clos —Estamos preparando un proyecto para acabar de completar Montjuic como un espacio de tres usos cultural, deportivo y natural. Queremos construir un cinturón verde que se completará con un parque natural de primera línea mundial.

Recorte de prensa facilitado por Josep Pérez

Adiós a tres décadas de vaivenes

La Vanguardia    lunes, 28 Septiembre de 1998
Marta Ricart

Adios-a-tres-decadas-de-vaivenes

Empleados y usuarios lamentan el cierre del Parque de Atracciones de Montjuic, pese a creer que se debería renovar.

Más de 32 años de vaivén de locos vehículos y de las modas en el gusto por divertirse. El Parque de Atracciones de Montjuic se despedía ayer sin estridencias, ofreciendo un día más de entretenimiento que algunos aprovecharon con ávida nostalgia para atesorar un buen recuerdo. La instalación, abierta en junio de 1966, tuvo sus épocas de esplendor y de crisis. “En los últimos años, el millón anual de visitantes se había reducido considerablemente, ya no se ofrecían conciertos y menguaba la recaudación”, apuntaba un empleado. La cuenta atrás se inicio hace casi tres años, cuando el ayuntamiento anunció que en junio de 1996 caducaba la concesión y no iba a renovarla.

La empresa explotadora del recinto recurrió la fecha de caducidad, alegando que aún le quedaban un par de años. Los tribunales acabaron dando la razón al gobierno municipal, por lo que éste recupera el espacio, aunque no está definido cómo quedará. El Ayuntamiento se planteó convocar un concurso de ideas y estudió algunas propuestas que tenía sobre la mesa, la renovación planteada por la propia concesionaria y un Parque Temático de la firma Lego. Ahora ha decidido que las 14 hectáreas que ocupa el recinto se añadan al Montjuic verde. En los próximos cuatro meses se desmantelarán las instalaciones.

El parque se había ido deteriorando. Los últimos años no estrenaba atracciones e incluso hubo un pequeño accidente en primavera en el túnel del terror. “Todo esta un poco destartalado”, reconocía ayer Inma, que visitaba el recinto con su marido y dos niños pequeños. “A mi me gusta porque las atracciones son las mismas de cuando yo era pequeña, pero, claro, han pasado los años”, agregaba. “Es verdad que las atracciones están anticuadas, más si se comparan con las modernas de otros parques, pero son un clásico y los niños y los adultos se siguen divirtiendo con ellas”, replicaba la familia Moya.

Los visitantes no se ponen de acuerdo en las razones del declive del parque. Hay opiniones diversas:”Cambian las modas de divertirse”, “no hay tanta gente como para que puedan sobrevivir holgadamente Tibidabo y Montjuic”, “PorAventura y Tibidabo son diferentes y los tres eran compatibles”…

Para Maria, ya jubilada, “con una inversión para renovar el parque podría durar aún muchos años”. Lo mismo piensan la familia Puigdollers y Arturo, vecino del cercano Poble Sec y usuario habitual.

Tampoco creen que se deba desmantelar el parque los 68 trabajadores. “Renovar si, cerrar no”, dice Dionisio, que lleva diez años en el parque. Algunos llevan 32. Los empleados no podían disimular ayer su tristeza. La mayoría se queda en el paro. “Nos quedamos sin nada y a lo mejor luego abren otra cosa parecida, pero nosotros ya no estaremos”, se lamenta José María, con más de 15 años en el recinto. “Nos vamos con la indemnización que fija la ley – dice Francisco, 18 años empleado -, a mí me quedan tres años para jubilarme, pero otos no tendrán fácil encontrar trabajo.”

Trabajadores y visitantes compartían la misma opinión: “Una zona verde siempre esta bien, pero ya tenemos Collserola u otras áreas de Montjuic, se deberían mantener las atracciones, éstas o de otra clase, pero cuanta más variedad de oferta lúdica, mejor”.

EL FUTURO EN EL AIRE
Un parque de la naturaleza único

La Fundación Smithsonian de Nueva York, el Institut Cerdà de Barcelona y la agencia urbanística Barcelona Regional preparan, por encargo del gobierno municipal, un proyecto para el uso del espacio que ocupa el Parque de atracciones. El alcalde, Joan Clos, ya ha avanzado que este espacio completará el Montjuic verde que constituyen el Botanic, los jardines Costa i Llobera y Mosen Cinto, el vivero Tres Pins y la zona del Castell y la ladera del Morrot, que también quieren recuperar como zona de ocio. Dentro de este espacio “natural”, se pretende que el nuevo parque tenga alguna característica que lo haga “de primera línea, innovador, único en el mundo”, en palabras de Clos.
“Podría ser un parque de los olores, de los colores, algo que juegue con la naturaleza!, añade el teniente de alcalde Xavier Casas. CIU propuso, tiempo atrás, que el zoo se trasladara a Montjuic. En agosto, Joaquim Molins planteó que el espacio fuera un parque verde y gratuito pensado para niños. El PP propone que se ubique algún equipamiento.

Recorte de prensa facilitado por Josep Manel Castro

Las atracciones de Montjuic cerraran después del verano

El País,  Viernes 21 de agosto de 1998
J.M. Martí Font (Barcelona)

Las-atracciones-de-Montjuic-cerraran-despues-del-veranoLa noria es una de las atracciones más antiguas y de de las más solicitadas del parque de Montjuic.

El Ayuntamiento aún no ha decidido el futuro del recinto

Este será el último verano del Parque de Atracciones de Montjuic, que se cerrará definitivamente al público cuando termine la temporada estival, según indicó ayer Caterina Carreras, concejal de Relacionas Ciudadanas y Culturales del Ayuntamiento de Barcelona. Sin embargo, el consistorio todavía no ha decidido cual será el futuro de estos terrenos de la montaña olímpica, que, entre otras posibilidades, podrían albergar un nuevo parque de atracciones o pasar a formar parte del proyecto del gran Jardín Botánico.

Carreras explicó que la concesión que tenia la empresa Parque de Atracciones, SA, para explotar el recinto de Montjuic ha finalizado, pero que el consistorio ha decidido aplazar el cierre definitivo de las instalaciones hasta después del verano. La concejal no quiso pronunciarse sobre el futuro del parque, aunque tampoco descartó la posibilidad de convocar un concurso para la explotación del terreno.

El Ayuntamiento había anunciado el pasado mes de febrero que lo sacaría a concurso en primavera, de modo que la adjudicación se pudiera concretar a principios de octubre. Sin embargo, ya entonces se barajaban otras opciones, y todo parece indicar que el consistorio sigue sin haber decidido qué va a  hacer con este espacio de la montaña olímpica.

El alcalde, Joan Clos, insinuó recientemente que el terreno podía servir para que la montaña recuperara alguna parte de la zona verde perdida con las últimas actuaciones, especialmente en el área olímpica.

Añadir estos terrenos al nuevo Jardín Botánico de la ciudad seria la solución perfecta para ampliar sus dimensiones, al tiempo que Montjuic recuperaría espacio verde perdido.

El problema que plantea la construcción de un nuevo parque de atracciones es que el recinto actual es demasiado pequeño para que las nuevas instalaciones puedan competir con la oferta existente. A finales de 1996, la empresa danesa Lego estudió la posibilidad y la descarto, debido a la escasa superficie disponible y la negativa municipal a aumentarla.

Inaugurado hace 32 años

Las instalaciones del Parque de Atracciones de Montjuic se inauguraron hace 32 años, en junio de 1966, y constituían en aquel momento una oferta mucho más moderna que las del Tibidabo. La concesión municipal a la empresa Parque de Atracciones, SA, fue por 30 años, si bien cuando se cumplió el término, en 1996, la empresa alegó que debían contabilizarse los periodos en que había permanecido cerrado debido a carreras o acontecimientos como los juegos olímpicos.

El pasado mes de abril, una sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) dio la razón al consistorio barcelonés, confirmando que la concesión de los derechos de explotación había expirado.

En los últimos años el parque había sufrido un declive imparable. Si en 1994 recibió 900.000 visitantes, al año siguiente ya había descendido hasta 600.000, cifra que siguió bajando hasta los menos de 300.000 que lo visitaron el año pasado. La empresa se había negado a efectuar nuevas inversiones para mejorar su oferta si no se le garantizaba una ampliación de la concesión. El pasado mes de abril, el Ayuntamiento obligó a cerrar la atracción del Tren del Terror después de que dos personas resultaran heridas en un accidente.

La empresa concesionaria no ha querido hacer declaraciones. Fuentes de las misma indicaron que su gerente, Jose Manuel Martín Olmedo, que en su momento ofertó al Ayuntamiento la construcción de “un Port Aventura en pequeño”, se halla de vacaciones hasta el mes próximo, y hasta entones no desvelará las intenciones de la empresa. Un empleado aseguró ayer a este periódico que, a los trabajadores, se les había comunicado recientemente el cierre de la empresa.

Recorte de prensa facilitado por Josep Manel Castro

La venta del Parque de Montjuic causa polémica legal

El Periódico   Sábado 20 de marzo de 1999
Carles Cols (Barcelona)

La-venta-del-Parque-de-Montjuic-causa-polemica-legal

La antigua montaña rusa del parque de atracciones de Montjuic, ayer en Platja d´Aro.

CIU asegura que el exconcesionario negocia con una propiedad municipal.

Convergencia i Unió (CIU) acusó ayer al Ayuntamiento de Barcelona de permitir que la empresa que tuvo hasta el año 1998 la concesión del Parque de Atracciones de Montjuic esté vendiendo unas instalaciónes que en realidad son propiedad municipal. Los responsables del centro de ocio del Tibidabo explicaron el jueves que la empresa Parque de Atracciones SA, gestora del recinto de Montjuic, les ofreció recientemente la compra del carrusel por 175 millones de pesetas.

Según portavoces de CIU en el Ayuntamiento, Joan Puigdollers, el contrato de la concesión especifica claramente que, al finalizar este, las instalaciones pasan de forma inmediata a manos municipales. De momento, diversas atracciones ya han sido vendidas a terceras empresas por parte de la empresa concesionaria, como la montaña rusa, en manos ahora de un empresario de ocio de Platja d´Aro.

“Al finalizar el término de explotación, revertirán al municipio todas las obras e instalaciones efectuadas por el concesionario, sin derecho de este a ninguna compensación e indemnización”, especifica el contrato. El concesionario – añade el texto – esta obligado además a que “todas las instalaciones queden en perfecto estado de funcionamiento para una nueva licitación, sin que el Ayuntamiento deba de efectuar ninguna reparación”.

Relectura del contrato

Ante la acusación de CIU, un portavoz municipal respondió que el texto del contrato es “ambiguo”, y que ante  esta situación, los técnicos del Ayuntamiento optaron por realizar una relectura del documento en el que las instalaciones desmontables eran propiedad de la concesionaria, y el resto pasarían a ser de titularidad publica.

La respuesta oficial causó ayer una gran sorpresa en las filas de los convergentes. Puigdolers recordó que una reinterpretación del contrato debería de pasar antes obligatoriamente por el pleno municipal, un trámite que hasta la fecha no se ha hecho. Pero en cualquier caso, el portavoz de CIU criticó que el Ayuntamiento se haya decantado, de entrada, por la relectura menos favorable a los intereses de los barceloneses.

Para aclarar el conflicto, el Grupo Municipal de CIU ha presentado una pregunta al alcalde, Joan Clos, para que aclare si hay algún tipo de acuerdo que no se haya dado a conocer entre el Ayuntamiento y  Parque de Atracciones SA, gracias al cual esta empresa pueda disponer de las instalaciones como si fuera la propietaria. En caso contrario, CIU exige al Ayuntamiento que ejerza sus funciones de propietario.

Recorte de prensa facilitado por Josep Manel Castro