Importante proyecto para Montjuich: Construcción de un gran parque de atracciones

La Vanguardia  14/07/1963
J. Pedret Muntañola (Barcelona)

Su coste, financiado por los adjudicatarios, se eleva a cerca de sesenta millones de pesetas

Van concretándose, con perfiles más perceptibles, los planes municipales sobre la montaña de Montjuich. Esta gran zona verde que Barcelona conquistó con la Exposición Internacional de 1929, ha estado durante todos estos años muy lejos de pertenecer de hecho a la ciudad. El barraquismo, con su increíble desarrollo, el relativo interés de unos jardines poco vigilados, y la carencia de lugares de atracción que justificasen el desplazamiento, han hecho que los barceloneses, en su mayoría, vivieran de espaldas a Montjuich durante todo este tiempo.

Varios hechos han contribuido a que cambiaran las circunstancias. La cesión del Castillo a la ciudad, hecha por el Gobierno de Franco y su transformación en sugestivo lugar de atracción de visitantes; el arreglo y ampliación de la carretera de acceso a la antigua fortaleza; la construcción de un magnífico mirador adornado con una fuente bellísima; la repoblación de aquella ladera de la montaña, obra costosísima que está en curso, y finalmente la progresiva, ya definitivamente decretada, desaparición de las barracas.

Ahora se está ya tramitando la incorporación a esta zona del más popular de los elementos: un gran parque de atracciones, dotado de los alicientes y requisitos que pueda desear el más exigente; a tono con las técnicas más avanzadas y al estilo de los mejores del mundo.

Todo ello en medio de una zona verde dotada de distintas clases de vegetación, ordenada con arreglo a rigurosos criterios estéticos y ornamentales, y rodeada de un gran espacio para aparcamiento de toda clase de vehículos.

Ningún medio será escatimado en esta instalación. Tampoco puede decirse que ello constituya un despilfarro, porque la fuerza de seducción de este lugar, como ya se esta viendo, justifica un razonable optimismo sobre la realidad de cuantas inversiones allí se realicen.

La labor municipal

Lo dicho anteriormente no significa que el Municipio se constituya en avispado empresario de espectáculos al aire libre. Su misión es mejorar y embellecer la ciudad y esto es lo que se hará con el futuro Parque de Atracciones. Su labor será de urbanización de la zona, ya en pleno desarrollo, la de previsión y ordenación de espacios para aparcar, el proveerla de los necesarios accesos y vías de comunicación y procurarle la adecuada ordenación jardinera.

Al Pleno Municipal, anunciado para la próxima semana, se solicitará la aprobación de un concurso para la concesión, en determinadas condiciones y en un  largo plazo de la explotación, de un Parque de Atracciones cuya dotación y elementos correrán a cargo del concesionario.

Esta iniciativa municipal obedece, según nuestras noticias, a ofrecimientos para realizarla, de un grupo económico, con participación de capital extranjero. Sea como fuere, lo cierto es que se piensa exigir del que obtenga la concesión unas instalaciones en las que figuren toda clase de medios de diversión y esparcimiento, cuyo coste no será inferior a los sesenta millones de pesetas.

El estudio, delimitación y ordenación iniciales —del que acompañamos un gráfico que no pretende reflejar exactamente lo que será el Parque, sino dar una idea de lo que puede ser— ha estado a cargo del Servicio Municipal de Parques y Jardines, y sobre el mismo se establecerán cuantas modificaciones se crean convenientes.

Importante-proyecto-para-Montjuich-Construccion-de-un-gran-parque-de-atracciones

Características y contenido de las instalaciones del futuro parque

El anteproyecto prevé que se destine una extensión de ocho hectáreas, 80.000 metros cuadrados, al futuro parque, y dos hectáreas a la zona de aparcamiento anexa, que será capaz para unos 500 vehículos. Este aparcamiento estará también al servicio del Castillo y del Mirador.

El Parque dispondrá de una zona de atracciones infantiles y otra para adultos, así como de servicios complementarios como restaurante, «snack-bar», cervecerías, etc.; lugares de descanso en el bosque, dispensarios, oficinas administrativas, sanitarios y otros. Es decir, todo aquello que complementa lo recreativo.

El Parque infantil, que formará un conjunto diferenciado, dispondrá de «carroussel», «montañas rusas», tren en miniatura, un lago con lanchas, helicópteros de juguete, autos de choque, así como un núcleo de atracciones gratuitas en el que figurarán columpios, toboganes y otros entretenimientos.

El Parque para adultos será mucho mayor, y se prevén para el mismo un «carroussel gigante», pista de automóviles a dos niveles, laberinto, autos de choque, aviones colgantes, «montañas rusas acuáticas», «casa encantada», un «tren fantasma», tiro al blanco, así como pasatiempos de habilidad, especialmente una larga pista de nieve artificial-plástica con su correspondiente «telesquí».

Un amplio teatro al aire libre

Uno de los aspectos más importantes del anteproyecto o plan inicial, es el dotar a la zona de un gran teatro al aire libre con varios escenarios móviles, cuya capacidad podría ser de unos quince mil espectadores. Este teatro tendría una función sumamente interesante para Barcelona. Dado su gran aforo, que permitiría localidades a precios populares, sería el lugar ideal para que se dieran actuaciones de masas corales, «ballet» y, especialmente, representaciones de los grandes espectáculos internacionales.

Medios de comunicación

Los accesos a este lugar de Montjuich estarán ampliamente asegurados. Aparte de las mencionadas previsiones para la creación de grandes aparcamientos de vehículos, la actual carretera de subida al castillo está siendo reformada, ampliada y rebajados sus niveles. Otra carretera está ya en construcción detrás del castillo, y enlazará esta zona con el antiguo circuito en la llamada Plaza de Dante, frente a la piscina Municipal.

Se cuenta también con el funicular que enlaza la calle de Marqués del Duero con las proximidades del castillo, y está en estudio una posible prolongación del aéreo de Miramar, a la que ya aludimos al hablar del mismo, hasta la misma entrada de la fortaleza. Otro proyecto no menos ambicioso, pero que se considera factible si la afluencia de público lo justifica, es la construcción de un nuevo transporte aéreo que, a base de telecabinas, enlazaría la Plaza de España con la parte más alta de Montjuich, mediando una parada en el Palacio Nacional.

Como se ve, ninguna dificultad podrá ofrecer el desplazamiento a éste y otros lugares de la montaña, sean cuales sean las posibilidades económicas de los visitantes que, además, se tendrán muy en cuenta en los precios que regirán en las atracciones, pues se quiere que éstas seas asequibles a todos los bolsillos.

¿Estará ya finalizado para el verano próximo?

Pero, según parece, no entra en los propósitos del alcalde, promotor e infatigable impulsor de la idea, el que éste sea un plan a largo plazo. La rápida adecuación de aquella zona de Montjuich justifica que pongamos fundadas esperanzas en que se consiga su deseo de que el nuevo Parque de Atracciones empiece a funcionar, aunque sea parcialmente, el verano próximo. Esperemos que así ocurra.

Para terminar, cabe añadir que esta nueva creación municipal tendrá, sobre la mayor parte de las existentes en otros lugares, la inmensa ventaja de su privilegiada situación. El Parque de Atracciones será, a la vez, un nuevo mirador incomparable al mar y a la ciudad, y sus desniveles permitirán que se cree en torno suyo, y en la misma ordenación interior, un extraordinario jardín en el que los setos se constituyan en pantallas que aporten al visitante el aliciente de ocultar, constantemente, nuevos e insospechados pasatiempos.

Recorte de prensa facilitado por Jose Pérez

El Castillo de Montjuich y la nueva ordenación de la montaña

La Vanguardia  14/08/1962
J. Pedret Muntañola (Barcelona)

Importantes obras en ejecución: Nueva carretera de acceso a la cumbre. – La zona de barracas va a incorporarse al patrimonio verde. – Un camino sobre el mar desde el pie de la muralla. – Baluartes transformados en atalayas» – Miradores, restaurantes, un gran parque de atracciones, amplios espacios para aparcamiento.

El-Castillo-de-Montjuich-y-la-nueva-ordenacion-de-la-montana

Gran ampliación de la zona verde

La cesión a la ciudad del Castillo de Montjuich esta teniendo, al margen de cuanto significa la fortaleza, como museo y sugestivo lugar de atracción, profundas repercusiones para una vasta ampliación del antiguo parque hacia la parte superior de la montaña y especialmente en cuanto se refiere a la zona que mira al mar.

Es natural que el Castillo, por su carácter militar, limitara hasta el momento de su traspaso a Barcelona, cualquier iniciativa tendente a dotar a sus alrededores de zonas verdes que prolongaran los macizos que pueblan la parte inferior y media de la montaña. Pero al desparecer las razones de su aislamiento, se abren a la ciudad amplias posibilidades para incorporar a su patrimonio verde extensiones hasta ahora inexploradas que van, en líneas generales, desde la altura de Miramar hasta la cumbre de la montaña.

Esta nueva situación, creada por la cesión de la fortaleza, ha permitido al Ayuntamiento replantear, de un modo revolucionario, la ordenación de toda la montaña y trazar un ambicioso plan de revalorización de la misma.

El mirador del alcalde

Esta es la denominación que dan los técnicos municipales a la gran explanada que va a urbanizarse sobre el Tiro de Pichón, a una cota más alta que Miramar. Desde allí, podrá divisarse, en inmejorables condiciones, una vasta panorámica de la ciudad y el puerto. Personalmente, el señor Porcioles es el promotor de la empresa, a la que dedica sus más ilusionados desvelos.

Porque el proyecto es realmente sugestivo. La explanada es tan amplia y dilatada que permite realizar ahí los más ambiciosos proyectos.

Aunque éstos no nos han sido aún plenamente concretados, parece ser que se abriga el propósito de crear un atractivo lugar de permanencia bien pavimentado, adornado con artísticas balaustradas y con gran cantidad de plantas y flores. Probablemente se autorizará la concesión de un restaurante de lujo, lo que constituirá un motivo más de atracción del visitante.

Como complemento, está estudiándose la instalación, frente a dicho lugar y en el lado que mira hacia el interior del parque, una gran zona de atracciones a la altura de las mejor dotadas, que ha de recordar —así lo ha dicho el alcalde- aquel memorable «Maricel» de la Exposición Internacional de 1929. Completarán la sugestiva ordenación, amplios espacios capaces para el aparcamiento de numerosos vehículos, que se repetirán en trechos superiores de la actual carretera de acceso a Montjuich.

Recorte de prensa facilitado por Jose Pérez

Una estatua de Carmen Amaya en Montjuich

La Vanguardia  3/01/1965
(Barcelona)

Será de bronce y es obra del escultor José Cañas, que conoció a la artista en Méjico

Una-estatua-de-Carmen-Amaya-en-Montjuich

Barcelona va a tener una estatua de Carmen Amaya en uno de los amplios y concurridos jardines de la ciudad, en Montjuich. Será instalada en las inmediaciones de Miramar y en un balcón desde el cual se domina Barcelona y el anfiteatro de la cornisa montañosa, que la rematan al fondo.

La obra escultórica se debe a un artista del cincel, José Cañas, un hombre que siguió a la genial bailarina desde los comienzos artísticos de ésta en tablados barceloneses, y que era admirador incondicional de Carmen Amaya, a la que conoció personalmente en Méjico, donde fueron presentados por amigos comunes.

La figura de Carmen la llevo grabada en mi mente siempre, por su gran personalidad artística y por su alma profundamente sentimental —nos dice el escultor.

Y ahí está la obra de José Cañas, una obra que refleja el fuego, la pasión y el temple de la bailarina que nació y se hizo artista en Barcelona, que sugestionó a los públicos de todo el mundo, conquistando fama y personalidad universal. La escultura está realizada a tamaño natural, será fundida en bronce y se colocará en el parque de Montjuich para enriquecer el ambiente del cada vez más concurrido recinto.

Estatua-de-Carmen-Amaya-en-Montjuich

En las fotos de Pérez de Rozas se captan dos imágenes de la obra: en una de ellas aparece el escultor dando los últimos toques a la estatua y en la otra un primer plano de la parte superior de la figura en la que se refleja el espíritu apasionado que Carmen Amaya imprimía en sus exhibiciones.

Recorte de prensa facilitado por Jose Pérez

Montjuic, pendiente de cuatro concesiones

El Periódico  Miércoles 22 de noviembre de 1995
M. Eugenia Ibáñez (Barcelona)

Montjuic-pendiente-de-cuatro-concesionesCambios en el paisaje de la montaña.

La Font de Gat
Restaurante situado cerca del teatro Grec. La concesión anterior, que correspondía a la familia soteras, venció en 1987, y en 1991 el ayuntamiento convoco un nuevo concurso, que ganó otra empresa. Soteras presentó recurso contencioso administrativo, alegando defectos de forma en las bases del concurso. Los tribunales aceptaron el recurso. El ayuntamiento optará ahora por poner fin a la concesión.

Parque de Atracciones de Montjuic
Inaugurado en junio de 1966, la concesión municipal finalizará en junio de 1996. Las instalaciones del parque ocupan 10 hectáreas. El Ayuntamiento de Barcelona cobra un cánon a la empresa concesionaria en función de la taquilla. El numero de visitantes ha bajado en los últimos años. En 1995, según la propia empresa, los visitantes no llegaran a 700.000.

Tiro al Pichón
El contencioso entre el ayuntamiento y los dirigentes de la entidad para la retirada de las instalaciones se ha prolongado durante varios años. Finalmente, desde el pasado verano, los socios de la entidad no pueden disparar. Las huellas de las perdigonadas del tiro han quedado patentes sobre los cactus de los jardines de Costa i Llobera.

Restaurante de Miramar
La desgraciada concesión en el terreno de los antiguos estudios de televisión española arrastra incumplimientos y modificaciones desde hace casi diez años. La última adjudicación municipal se efectuó hacia 1990 para construir un restaurante. En 1992, la concesionaria, Barcelona Inn, paralizó las obras, que aún no se han reanudado. El ayuntamiento no ha rescindido la concesión porque no encuentra empresa alguna ni actividad adecuada para aquel edificio a medio acabar.

Montjuic, pendiente de cuatro concesiones

La renovación de cuatro concesiones municipales puede modificar el uso de la montaña de Montjuic en los próximos años. La renovación más importante corresponderá a las diez hectáreas del parque de atracciones, cuyo futuro debe concretarse antes de junio próximo. En ese mismo plazo, los locales de la Font del Gat dejarán de ser un restaurante, y las instalaciones del Tiro al Pichón se transformarán en zona verde. En Miramar, el ayuntamiento deberá encontrar una solución para el edificio cuyas obras llevan paradas más de tres años.

La concesión para la explotación del parque de atracciones vencerá en junio de 1996, según la versión municipal, y en 1998 según el gerente de las instalaciones Jose Manuel Martín Olmedo. La diferencia entre una y otra estriba en que la empresa interpreta que la concesión era por 33 años, mientras el ayuntamiento limita ese periodo a 30. Pero tanto la concesionaria como los responsables municipales coinciden en que las actuales atracciones, obsoletas y poco competitivas, deben renovarse.

No obstante, no hay unanimidad en el ayuntamiento para aceptar que las diez hectáreas que ocupan las atracciones sigan en el futuro con ese fin recreativo. Se baraja también la posibilidad de convertirlas en zona verde, de ampliar el parque forestal, que en los últimos años se ha reducido sensiblemente con las instalaciones olímpicas.

El Mirador del Alcalde

Antes de junio, el ayuntamiento deberá decidir si mantiene las atracciones o restituye la zona verde. En el primero de los casos se convocara un concurso que fijara las características de un parque de atracciones que, poco o nada tendrá que ver con el actual. No se descarta la posibilidad de un concurso de ideas entre empresas capaces de realizar importantes inversiones, que conviertan el nuevo parque de atracciones en el polo de atracción que fue hace 15 años, cuando la competencia del Tibidabo, o la de Port Aventura, no había puesto en evidencia la caducidad de sus instalaciones.

Martín Olmedo señala que el interés de su empresa es participar en el concurso que convoque en su día el ayuntamiento, “siempre y cuando las condiciones del mismo interesen”. El gerente reconoce que el contenido de las instalaciones debe renovarse, pero rechaza comentar cual puede ser la nueva orientación del parque y qué presupuesto estaría dispuesta la empresa a invertir en esa renovación. “Primero tenemos que conocer la decisión municipal y después tomaremos la nuestra”, indica Martín Olmedo.

El futuro de las 1,4 hectáreas que ocupa el Tiro al Pichón está más claro que el del parque de atracciones. Cati Carreras, comisionada municipal para la montaña de Montjuic, asegura que las próximas semanas se ejecutará la orden judicial de lanzamiento y el ayuntamiento ocupara las instalaciones, cuya concesión venció en 1994. El terreno permitirá la ampliación del Mirador del Alcalde, desde donde se contempla uno de los mejores panoramas de la ciudad.

Otro rincón a la espera de renovación es el restaurante de la Font del Gat. La concesión venció en 1992, aunque fue renovada por cinco años. El concurso convocado con posterioridad fue impugnado por el antiguo concesionario. En julio pasado, los tribunales aceptaron el recurso presentado por esa empresa, que pertenece al mismo grupo que explota Los Tres Molinos y El Rancho, en Castelldefels. Carreras señala que el ayuntamiento quiere poner fin a la concesión “porque no se ha invertido en los últimos años y la restauración que se ofrece esta pasada de moda”. La intención municipal es utilizar la finca para un objetivo “de interés publico”, aún no definido.

La cuarta concesión municipal con problemas es la que corresponde al edificio del solar de los antiguos estudios de televisión de Miramar. Las obras se paralizaron en 1992 y así siguen desde entonces. El ayuntamiento podría rescindir la concesión a Barcelona Inn, pero, según considera un portavoz municipal, “no se resolvería el problema”. El problema es que nadie, en los tres años transcurridos, quiere ir a Miramar.

El distrito reclama mas protagonismo

La montaña de Montjuic forma parte del distrito de Sants-Montjuic, pero todas las actividades que tienen allí su escenario son coordinadas por un servicio municipal especial que dirige Cati Carreras, comisionada por el alcalde. Esta coordinación implica, desde fijar las necesidades de trasporte público que puede generar un determinado espectáculo público, hasta controlar las concesiones administrativas.

El nuevo presidente ejecutivo de Sants-Montjuic, el socialista Pere Alcober, es partidario de que el distrito tenga un papel más relevante en la coordinación de las actividades de la montaña, quizás a través de un organismo diferente al actual, dirigido por el propio presidente del distrito.

Alcober cree que ese organismo debe tener como objetivo un uso y funcionamiento adecuado de los servicios que se dan en la montaña de Montjuic, y también de todas sus necesidades. El concejal es partidario de que se fijen los costos de las actividades y que se establezca su financiación adecuada, que deberían asumir las entidades que las generen, sea la Fira, Barcelona Promocions (empresa municipal que gestiona el Palau Sant Jordi y el Estado Olímpico) o el Poble Espanyol.

Quizás también en el futuro ese organismo podría mediar en la reanudación del servicio del teleférico de Montjuic, cuyo funcionamiento fue suspendido por la Generalitat el pasado 28 de enero por problemas en su estado de conservación. El teleférico funciona previa concesión de la Generalitat. Teleféricos Barcelona SA, la concesionaria, inició en octubre pasado la redacción de un proyecto de restauración que, a partir de junio, fijara los costes de esos trabajos.

Recorte de prensa facilitado por Josep Manel Castro