Loco Ratón (1966-1972)

¡Impresionante!

Cuando llegó al Parque de Atracciones de Montjuic, el Loco Ratón causó furor, ya que fue la reina de las atracciones, era la primera montaña rusa de acero que se instalaba en el recién estrenado parque.

Se trataba de una montaña rusa de acero fabricada por B. A. Schiff & Associates y cuyo modelo es el Wild Mouse, por el que recibe su nombre.

Este atracción es el Wild Mouse, la primera montaña rusa del paseo marítimo de Seaside Heights, fue fabricado por B. A. Schiff & Associates en Miami, Florida. Se instaló en Funtown U.S.A. en 1957.

Un paseo por su historia

Llegó procedente de Venezuela, donde estuvo instalada en Coney Island Park (Maracaibo) desde 1957 hasta 1966, para venir a alzarse majestuosa en nuestro querido parque. Vino de la mano de José Antonio Borges Villegas, importante empresario venezolano que adquirió la concesión del Parque de Atracciones de Montjuic.

José Antonio Borges Villegas gestionaba junto con su partner, Samuel Bakerman, los parques de Coney Island Park en Maracaibo y Panama City en Panamá, de ahí que cuando vino a  España, tras conseguir la concesión del parque, se trajese con él algunas de las atracciones que pertenecieron a los parques que había gestionado, entre ellas, el Loco Ratón.

En el Parque de Atracciones de Montjuic permaneció en funcionamiento desde 1966 hasta 1972, año en que se desmontó para ser sustituida en 1973 por el Ciclón, una montaña rusa nueva y reluciente.

Tras su breve estancia en el parque se pierde la pista del Loco Ratón, sin que hayamos podido averiguar cuál fue su paradero.

Sus trepidantes curvas… Un viaje lleno de emoción

Si por algo se caracteriza una montaña rusa es por sus trepidantes curvas, y el Loco Ratón no era una excepción.

Subirse a sus vagones y dejarse llevar por sus raíles era disfrutar de un viaje emocionante que te deslizaba, curva tras curva, hasta llegar al momento en el que se te cortaba la respiración. Era la curva más especial, la que parecía interminable y hacía que se te encogiese el estómago entre la emoción y el miedo justo antes de girar e iniciar con rapidez su trepidante descenso.

Casi sin darte cuenta se te escapaba un grito y tenías la tentación de cerrar los ojos, aunque luchabas por mantenerlos abiertos y no perderte ninguna de las emociones que te proporcionaba el Loco Ratón.

¿Tienes algún recuerdo de esta atracción?, ¿algún momento que recuerdes con cariño?, ¿alguna anécdota que quieras compartir?. Si tienes fotos o quieres contarnos algún momento bonito relacionado con esta atracción, puedes ponerte en contacto con nosotros y lo publicaremos para mantener viva la memoria de nuestro querido Parque de Atracciones de Montjuic.

Editado por Josep Pérez y Esther Bose