Montjuïc estrena nuevo teleférico

Montjuic-estrena-nuevo-teleferico

Barcelona 16/05/2007

El transporte permite llegar a la parte más alta de la montaña, el Castillo, en un trayecto de 15 minutos

Un viaje de quince minutos durante los cuales casi es imposible mantener la boca cerrada ante las soberbias vistas de Barcelona. Así es el nuevo teleférico de Montjuïc, que se pone en funcionamiento nuevamente para el público el próximo 16 de mayo.

Las cabinas se pueden coger en tres estaciones: Parc de Montjuïc, Mirador y Castell, aunque se recomienda empezar por la estación situada en la cota más baja, que es la del Parc de Montjuïc.

Llegar a este punto es muy fácil con el funicular de Montjuïc, que se detiene en la misma parada donde se puede coger el nuevo teleférico de Montjuïc.

Una vez se adquiere el tique, que tiene la modalidad de ida y vuelta (7,50 euros para adultos y 5,75 euros para niños), o bien solo de ida (5,50 euros para adultos y 4,25 euros para niños) hasta el Castillo, se accede al vestíbulo desde donde se sube a las cabinas.

Hay que explicar que el nuevo teleférico de Montjuïc tiene poco que ver con el antiguo, ya que la instalación se ha hecho completamente nueva para ganar capacidad, accesibilidad e integración con el entorno. Así, dos cabinas están equipadas con cinturones de seguridad para sillas de ruedas.

Para citar una de las nuevas características de la instalación, las espaciosas cabinas son totalmente vidriadas y permiten vistas panorámicas de la ciudad y, seguramente, las más privilegiadas.

Sentado en la cabina y sin casi la necesidad de mover la cabeza, solo con un lento movimiento de los ojos, se puede contemplar algunas localidades de El Baix Llobregat a lo lejos, los edificios emblemáticos de la Avinguda Diagonal y la plaza de Espanya.

También se puede contemplar la plaza de Catalunya y el edificio de un conocido centro comercial, la Catedral, la Sagrada Familia, los barcos de crucero del puerto, la Villa Olímpica, la Torre Agbar y la zona del Fòrum.

En total, el trayecto recorre unos 750 metros y las cabinas salvan 84,5 metros de desnivel que hay entre las estaciones del Parc de Montjuïc y la del Castell.

Otro elemento destacable del proyecto es que las cabinas se guardan durante la noche en una nave semisoterrada, donde se hace la revisión técnica y su limpieza. Así se evita su deterioro y se puede garantizar al máximo la seguridad de la instalación.

Más de 400.000 personas subirán al teleférico

La apertura del teleférico tiene lugar después de diez meses de obras en que se ha reconstruido la instalación desde casi a partir de cero: las estaciones, los soportes, la maquinaria y las cabinas.

El coste total ha ascendido a 14,5 millones de euros y este transporte de ocio estará gestionado por la empresa pública Teleférico de Montjuïc (filial 100% de Transportes Metropolitanos de Barcelona), que prevé que cerca de 400.000 personas lo utilice a lo largo del primer año de funcionamiento.

El nuevo teleférico, que se financiará exclusivamente de los ingresos propios de la explotación, ha reducido al máximo el impacto medioambiental y permite disfrutar a lo largo de todo el año de estas instalaciones gracias a las nuevas medidas de seguridad y a la maquinaria más potente.
Fuente: Ayuntamiento Barcelona

Barcelona renovará el parque de Montjuïc

El Mundo  Lunes, 15 de abril de 1996
Xavier Margarit

La concesión del recinto caducó el pasado mes de junio – El Ayuntamiento no se plantea eliminar el parque, pero quiere unas instalaciones más modernas – El municipio cree que el centro ayudará a eliminar la degradación del entorno.

Dos multinacionales del sector lúdico presentan propuestas para un nuevo centro de atracciones.

BARCELONA.- El Ayuntamiento quiere renovar a fondo el parque de atracciones de Montjuïc y está redactando las bases de un concurso para instalar un nuevo centro lúdico. «El actual parque está obsoleto, y creemos que hay que ir hacia una oferta que dé prioridad a instalaciones acuáticas y a mejores restaurantes», explicó la comisionada de la alcaldía del Parc de Montjuïc, Katy Carreras-Moysi.

La reforma del parque de atracciones es la pieza principal de una ambiciosa renovación que se pretende hacer en la zona, que es la más degradada del Parc de Montjuïc.

El parque de atracciones, creado en 1966, funciona en régimen de concesión, que teóricamente terminó el pasado mes de junio. La empresa propietaria del parque pidió que se alargara la concesión hasta el año 1998, debido a las restricciones de tráfico que se han realizado en Montjuïc, por ejemplo durante los Juegos, pero el Ayuntamiento sólo les ha dado un plazo extra que vence el próximo mes de diciembre.

El departamento que dirige Carreras-Moysi ha recibido dos ofertas por parte de multinacionales especializadas en la explotación de grandes parques. La propia empresa Parque de Atracciones de Montjuïc, también tiene la intención de presentar un plan de renovación de sus instalaciones.

El gerente del parque, José Manuel Martín Olmedo, explicó que está negociando con el Ayuntamiento la continuidad del parque y que tiene previsto presentarse al concurso para conseguir una nueva concesión. «Haremos una renovación integral», señaló Martín Olmedo, que afirmó que está previsto instalar atracciones espectaculares. «La apertura de Port Aventura no ha saturado el mercado, porque no todo el mundo puede gastarse 10.000 pesetas en un día y es bueno que haya un parque moderno dentro de la ciudad», añadió el gerente.

Katy Carreras-Moysi explicó que se adoptará la propuesta más viable, pero que en cualquier caso, habrá un parque lúdico. Carreras-Moysi explicó que próximamente se creará un órgano para gestionar en su conjunto el Parc de Montjuïc, en el que participarán el Ayuntamiento, la Fira, el Poble Espanyol, el MNAC, y Barcelona Promoció.

Esta comisión propiciará que el Parc de Montjuïc tenga una imagen unitaria e instalará un servicio de transporte propio. En el año 1995, el Parc de Montjuïc fue visitado por 10 millones de personas. «Se trata de que la gente venga a pasar el día a Montjuïc porque tenga una oferta variada», señaló.

La zona que quedó olvidada en los Juegos

El Ayuntamiento quiere renovar a fondo el entorno del parque de atracciones de Montjuïc, ya que se considera que esta zona quedó huérfana de inversiones en la época olímpica. Los principales puntos de actuación, además del parque, son los siguientes:

CUARTEL MILITAR.- Está situado junto al Castell de Montjuïc y está en deshuso. El Ayuntamiento convocará un concurso para instalar un restaurante, que disfrutará de una excelente vista de la ciudad. El año pasado se derribó otro restaurante colindante que estaba en mal estado.

TIRO DE PICHON.- La concesión de este club de tiro al pichón, que tiene medio centenar de socios, caducó en abril de 1994, pero el centro inició una batalla legal con el Ayuntamiento para evitar el desalojo. Sin embargo, la Audiencia de Barcelona falló el pasado mes de febrero que los propietarios del club tienen que desalojar el recinto. El municipio quiere derribar el edificio y construir un parque público que se añadirá a la zona forestal que ya existe.

TIRO OLIMPICO.- Este club tiene 3.000 socios y una larga tradición olímpica, ya que siempre han enviado un representante en cada edición de los Juegos Olímpicos. El Ayuntamiento apuesta por la continuidad del mismo.

MIRAMAR.- Los antiguos estudios de Televisión Española han arrastrado una maldición desde que fueron abandonados, porque ningún proyecto ha fructificado. En primer lugar se quiso hacer un hotel, y despúes un restaurante de lujo, en el que estaba previsto instalar un escenario para hacer espectáculos. Sin embargo la empresa se quedó sin financiación y las obras están paradas. El Ayuntamiento quiere encontrar un socio que quiera pagar para rescatar la concesión y darle una utilidad.

RESTAURANTE L’AST.- Situado en un extremo de la montaña, disfruta de una de las vistas más espectaculares de la ciudad. Katy Carreras-Moysi explicó que ha recibido ofertas de algunos de los restauradores más destacados de Barcelona, pero la concesión finaliza en el año 2028 y la única forma de modernizarlo es rescatando la concesión. Este establecimiento está situado junto a los jardines de la Armada, que son obra del paisajista Jean Claude Nicolas Forestier, y que se encuentran en un avanzado estado de degradación.

Recorte de prensa facilitado por Josep Manel Castro