La venta del Parque de Montjuic causa polémica legal

El Periódico   Sábado 20 de marzo de 1999
Carles Cols (Barcelona)

La-venta-del-Parque-de-Montjuic-causa-polemica-legal

La antigua montaña rusa del parque de atracciones de Montjuic, ayer en Platja d´Aro.

CIU asegura que el exconcesionario negocia con una propiedad municipal.

Convergencia i Unió (CIU) acusó ayer al Ayuntamiento de Barcelona de permitir que la empresa que tuvo hasta el año 1998 la concesión del Parque de Atracciones de Montjuic esté vendiendo unas instalaciónes que en realidad son propiedad municipal. Los responsables del centro de ocio del Tibidabo explicaron el jueves que la empresa Parque de Atracciones SA, gestora del recinto de Montjuic, les ofreció recientemente la compra del carrusel por 175 millones de pesetas.

Según portavoces de CIU en el Ayuntamiento, Joan Puigdollers, el contrato de la concesión especifica claramente que, al finalizar este, las instalaciones pasan de forma inmediata a manos municipales. De momento, diversas atracciones ya han sido vendidas a terceras empresas por parte de la empresa concesionaria, como la montaña rusa, en manos ahora de un empresario de ocio de Platja d´Aro.

“Al finalizar el término de explotación, revertirán al municipio todas las obras e instalaciones efectuadas por el concesionario, sin derecho de este a ninguna compensación e indemnización”, especifica el contrato. El concesionario – añade el texto – esta obligado además a que “todas las instalaciones queden en perfecto estado de funcionamiento para una nueva licitación, sin que el Ayuntamiento deba de efectuar ninguna reparación”.

Relectura del contrato

Ante la acusación de CIU, un portavoz municipal respondió que el texto del contrato es “ambiguo”, y que ante  esta situación, los técnicos del Ayuntamiento optaron por realizar una relectura del documento en el que las instalaciones desmontables eran propiedad de la concesionaria, y el resto pasarían a ser de titularidad publica.

La respuesta oficial causó ayer una gran sorpresa en las filas de los convergentes. Puigdolers recordó que una reinterpretación del contrato debería de pasar antes obligatoriamente por el pleno municipal, un trámite que hasta la fecha no se ha hecho. Pero en cualquier caso, el portavoz de CIU criticó que el Ayuntamiento se haya decantado, de entrada, por la relectura menos favorable a los intereses de los barceloneses.

Para aclarar el conflicto, el Grupo Municipal de CIU ha presentado una pregunta al alcalde, Joan Clos, para que aclare si hay algún tipo de acuerdo que no se haya dado a conocer entre el Ayuntamiento y  Parque de Atracciones SA, gracias al cual esta empresa pueda disponer de las instalaciones como si fuera la propietaria. En caso contrario, CIU exige al Ayuntamiento que ejerza sus funciones de propietario.

Recorte de prensa facilitado por Josep Manel Castro

El parque de Montjuic tiene los días contados

El Periódico   Viernes 21 de agosto de 1998
Patricia Castán (Barcelona)

El-parque-de-Montjuic-tiene-los-dias-contadosEl paisaje triste del parque de atracciones de Montjuic ayer por la tarde.

El Ayuntamiento fija el cierre de las atracciones para al 30 de septiembre.

La instalación se puede reconvertir en un complejo temático o en un área forestal.
La regidora Katy Carreras califica la oferta del recinto de obsoleta.

El parque de atracciones de Montjuic ha iniciado la recta final del cierre definitivo, después de un largo tira y afloja legal entre Parque de Atracciones SA, – empresa concesionaria de la instalación – y el Ayuntamiento de Barcelona. La comisionada para la montaña, la regidora Katy Carreras, anunció ayer que, aunque el cierre del 30 de septiembre es definitivo, el consistorio no decidirá hasta las próximas semanas cual sera el futuro del recinto. La regidora se mostró partidaria de abrir un concurso para “un parque del futuro siglo XXI o un parque temático”, pero no negó que la opción de destinar el espacio a zona forestal cuenta con otros partidarios.

Carreras destacó que, aunque el consistorio consideró la posibilidad de cerrar antes del verano, finalmente se tuvo en consideración la situación de los trabajadores y se le consintió mantener abierta la instalación durante esta época, óptima para este tipo de atracciones. La regidora declaro ayer que “se había comunicado el cierre definitivo” porque la oferta del parque está totalmente “obsoleta”. Empleados del centro han ratificado que dejarán de trabajar el 30 de septiembre.

El futuro del espacio físico que ocupa el parque de atracciones sigue  siendo una incógnita, auque a lo largo del próximo mes se decidirá dar vía libre a una nueva propuesta de ocio, o bien a volver a integrarlo como zona verde en la montaña.

Las reducidas dimensiones de la instalación dificultan la concesión, ya que las 10 hectáreas serian escasas para instalar un parque temático de nueva generación.

El alcalde, Joan Clos, ha manifestado reiteradamente que no tiene claro si Montjuic ha de albergar un complejo de ocio de estas características. Carreras señaló ayer que el flujo turístico de Barcelona permitiría sin problemas “una oferta plural, con dos parques de atracciones”, el de Montjuic y el del Tibidabo. La regidora defendió el enclave – “a pie de las terminales de cruceros – como ubicación óptima para un nuevo montaje lúdico.

Final a dos años de la polémica

La vida del parque de atracciones de Montjuic ha estado marcada durante los dos últimos años por la polémica, ya que la concesión, otorgada para 30 años en 1966, se acababa en julio de 1996. Parque de Atracciones SA, reclamó la ampliación de elementos correctores (aludiendo a cierres temporales por carreras ciclistas, motociclistas y Juegos Olímpicos entre otros) mediante un recurso contencioso para exigir 253 días más de vida para el parque.

Después de meses de prórrogas y anuncios de concursos públicos, el Tribunal Superior de Justicia desestimó el 26 de marzo el recurso y dejo abierta la posibilidad de que el parque cierre sus puertas en las semanas siguientes. El ayuntamiento resolvió dejar que se acabase la temporada estival, pero no ha sido hasta ahora cuando se ha pronunciado de una fecha definitiva de cierre. La actual directiva de la instalación está de vacaciones, y por tanto, no ha sido posible recoger su opinión o saber si participarán en un posible concurso para conseguir una nueva concesión.

La sustitución de las atracciones por un área de parque urbano encajaría con otras actuaciones previstas para el próximo mandato, a partir de 1999. Carerras subrayó ayer que ya están hechos los estudios pertinentes para el acondicionamiento de algunos terrenos que hasta hoy estaban abandonados, a la espera de que se tomen decisiones. El célebre campo de tiro, derribado en 1966, ha sido víctima de la falta de presupuesto y continua cerrado “por precaución”. La regidora destacó que el informe elaborado prevé que se instale un jardín, una zona de aparcamiento y hasta una zona de recreo para perros. También se considera la opción de otorgar la concesión de un bar que consiga “atraer a la gente” hacia la zona.

Carreras señalo que la puesta a punto de los jardines de Laribal, alrededor del edificio de Puig i Cadafalch que albergó el restaurante La Font del Gat, así como la vertiente afectada por el incendio registrado el mes pasado, serán objetivos prioritarios.

Recorte de prensa facilitado por Josep Manel Castro

Montjuic renovara las atracciones

El Periódico   Lunes, 9 de febrero de 1998
M. Eugenia Ibáñez (Barcelona)

Montjuic-renovara-las-atraccionesAspecto del Parque de Atracciones de Montjuic, prácticamente vacío durante la Navidad pasada.

El concurso para modernizar el parque temático se convocará en primavera.
El ayuntamiento prevé adjudicar la nueva concesión el próximo octubre.

Clos desestimó la ampliación del recinto con las actuales instalaciones.

El ayuntamiento de Barcelona sacará a concurso la primavera que viene la explotación del Parque de Atracciones de Montjuic, con la intención de que la adjudicación de la concesión se pueda llevar a término a primeros de octubre. La decisión pone punto final a la interinidad de las actuales instalaciones y también al desacuerdo de los dos últimos años entre los técnicos municipales y la concesionaria sobre la caducidad del actual contrato.

Las instalaciones de Montjuic se inauguraron el mes de junio de 1966, después de que se le otorgara una concesión municipal a la empresa Parque de Atracciones SA, con vigencia hasta 1996 0 1998, según la interpretación de la compañía o del ayuntamiento. Esta diferencia de criterio ha sido objeto de un recurso contencioso por parte de la empresa, que considera que no han de contabilizarse los periodos de cierre de las atracciones que han tenido con motivo de diversos acontecimientos que se han celebrado en la montaña, como las carreras o los Juegos Olímpicos.

Golpe de efecto Clos

La opción de convocar un nuevo concurso público acaba también con las dudas del equipo de gobierno municipal alrededor del futuro del parque de atracciones. Durante meses, Joan Clos, incluso antes de su toma de posesión como alcalde, barajó la posibilidad de que, una vez vencida la actual concesión, las 10 hectáreas que ocupan las instalaciones del parque de atracciones recuperasen su condición de zona forestal.

La propuesta se planteaba como una actuación emblemática del mandato de Clos, como un golpe de efecto del nuevo alcalde para devolver a Montjuic las hectáreas de parque urbano perdidas los últimos años a través de diversas actuaciones en la montaña. A la operación se añadía el nuevo jardín botánico de 14 hectáreas que se urbanizará con fondos europeos entre el cementerio y el Sot del Migdia. La suma de los dos proyectos significaría recuperar 24 hectáreas de nueva zona verde.

Al final, los criterios económicos de los responsables del área de hacienda se impusieron a los aspectos medioambientales, incluso de imagen, de la propia alcaldía. La decisión del nuevo concurso supone la continuación del parque lúdico de Montjuic. Si bien lleva implícita la renovación total de las atracciones, hoy obsoletas y superadas por la aparición de otros parques temáticos de contenido más actual.

Las bases del concurso que redacta el servicio municipal de Patrimonio no limitan el contenido del futuro parque, sino que dejan abierta a todas las posibilidades y ofertas. Tampoco se definirá su uso para que las ofertas puedan ser más abiertas. Lo que sí que es seguro es que los concursantes tendrán que presentar un proyecto completo y un plan de inversiones totalmente garantizado.

Los técnicos municipales mantienen dudas sobre la respuesta del mercado a la convocatoria del concurso. El nuevo parque exigirá otras inversiones para hacer atractivo su contenido pero, al contrario, dispondrá de un espacio bastante reducido si se compara con instalaciones similares. A finales de 1996, la multinacional danesa Lego, estudió la posibilidad de instalar un parque infantil en Montjuic similar a los que dirige en Copenhague y en Londres, pero, descarto entonces el proyecto por la reducida superficie que se le ofrecía y por la negativa municipal de vender los terrenos.

La actual concesionaria, Parques de Atracciones, SA, no ha querido definirse sobre la posibilidad de optar al concurso. El gerente, Jose Manuel Olmedo, señaló que después de tres años de pleitos con el ayuntamiento, la empresa no desvelará sus proyectos hasta que no acceda a las bases del concurso. Lo cierto es que, durante este tiempo, la concesionaria ha manifestado su interés para optar a la renovación de su concesión incluso, en el verano de 1995, avanzó la redacción de un proyecto de cambio total del contenido de las instalaciones del parque.

El Declive

Una imparable pérdida de visitantes

El descenso de visitantes a las atracciones de Montjuic ha sido constante a lo largo de los últimos años. El hecho de que algunas de sus instalaciones se hayan quedado obsoletas y la ausencia de atracciones innovadoras ha supuesto una lenta pero imparable pérdida de clientes.

En 1994, el parque recibió 900.000 visitantes, de los cuales más del 60% acudieron durante los meses de verano, y la empresa cerró su ejercicio económico con 12 millones de pérdidas, según fuentes oficiales. El año siguiente, los clientes no superaron los 600.000, cifra que ha ido bajando de forma alarmante. La concesionaria, Parque de Atracciones, SA, justifica el escaso interés que sus instalaciones merecen por la fuerte competencia de Port Aventura. La empresa señala, además, que el final de la concesión ha frenado las inversiones que hubieran permitido modernizar el contenido del parque.

Recorte de prensa facilitado por Josep Manel Castro