El Parque de Atracciones de Montjuic disponía de un gran número de atracciones familiares, llegando incluso a tener la montaña rusa más grande del país.

Zig Zag (1966-1998)

Zig Zag (1966-1998). En el Parque de Atracciones de Montjuic cada rincón guardaba miles de historias, de risas, de buenos momentos vividos por cada uno de sus visitantes y sin duda, uno de los mayores incentivos del parque eran, como su nombre indica, las atracciones.

Había para todos los gustos, desde las más atrevidas y novedosas hasta las más sencillas, como el Zig Zag (1966-1998).

Giros y giros, vueltas y vueltas… No hacía falta más que buena compañía y ganas de pasarlo bien para disfrutar de un día estupendo en nuestro parque.

El Zig Zag era una atracción de las de toda la vida, de esas que comparte toda la familia, y en su recuerdo os compartimos estas fotografías, aportadas con cariño por algunos de nuestros foreros, amigos y colaboradores.

Zig Zag (1966-1998)

El Zig Zag

Jose Luis Sierra

Patricia Mdeu

Zig-Zag-06

El Zig Zag

Redactado y editado por Esther Bose y Josep Pérez

Cuadros pinta

Rescatando los Cuadros pinta, uno de los temas abiertos en el antiguo foro del Parque de Atracciones de Montjuic, encontré una de las conversaciones con nuestro compañero Josep Manel (Malifeta) en la que hacía referencia a una de las atracciones de nuestro querido parque.

Me refiero a la atracción llamada Cuadros Pinta, conocida en otros países con el nombre de Art Machine o Spin Art Machine. Era como una especie de carpa con forma de paraguas que lucía en su parte superior una paleta de pintor.

Cuadors-Pinta

Cuadros Pinta estuvo ubicada durante un tiempo junto a la atracción del pulpo, delante de las jaulas, y más tarde pasó a la planta inferior, al lado de la casa magnética y los autochoques.

Quizás los más jóvenes no la recuerden, ya que pertenece a los primeros tiempos del parque, y en la década de los 90, ya no se encontraba allí.

Su funcionamiento

Era una atracción peculiar, diferente y sobre todo, creativa, ya que consistía en colocar en una máquina con motor una cartulina y hacerla girar rápidamente dentro de un recipiente mientras, desde arriba, se vertían sobre ella chorros de pintura de diversos colores que hacían flotar en el ambiente un característico olor acrílico.

Eran unos botes grandes como los de kétchup, esos que al presionarlos lanzan el chorro, y en muy poco tiempo, el resultado era un cuadro psicodélico totalmente “personalizado”, un collage multicolor que te hacía sentir un artista por unos instantes.

No había un cuadro igual a otro, ya que todo dependía de los colores que eligieras y la proporción en que los utilizaras.

Y es precisamente ahí donde radicaba el atractivo de esta máquina, en saber que la “obra” que tenías entre las manos era original y única, fruto de tu elección de proporciones y colores que, una vez dentro de la máquina, tomaban formas caprichosas y se convertían en un original cuadro que podías llevar a casa y guardar como un bonito  recuerdo de un estupendo día de diversión en el parque.

Actualmente son así

En la actualidad aún se pueden encontrar, aunque más modernas, máquinas de pintura creativa en muchos parques de atracciones, existiendo incluso la posibilidad de alquilarlas para eventos infantiles, como se puede apreciar en la fotografía.

Spin-Art-Machine

¿Hay alguien que  guarde aún alguno de aquellos cuadros o tenga fotos que quiera compartir?

Seguro que más de uno guardamos esos recuerdos con nostalgia en la memoria, y es bonito compartirlos. A nosotros nos encantaría recibir vuestras fotos, opiniones o simplemente comentarios referidos al parque, porque de alguna manera, así lo mantenemos vivo en nuestro recuerdo.

Editado por Esther Bose y Josep Pérez