Una estatua de Carmen Amaya en Montjuich

Una estatua de Carmen Amaya en Montjuich. La Vanguardia  3/01/1965 (Barcelona)

Una estatua de Carmen Amaya en Montjuich

Será de bronce y es obra del escultor José Cañas, que conoció a la artista en Méjico

Barcelona va a tener una estatua de Carmen Amaya en uno de los amplios y concurridos jardines de la ciudad, en Montjuich.

Será instalada en las inmediaciones de Miramar y en un balcón desde el cual se domina Barcelona y el anfiteatro de la cornisa montañosa, que la rematan al fondo.

La obra escultórica se debe a un artista del cincel, José Cañas, un hombre que siguió a la genial bailarina desde los comienzos artísticos de ésta en tablados barceloneses.

Cañas era admirador incondicional de Carmen Amaya, a la que conoció personalmente en Méjico, por medio de amigos comunes.

La figura de Carmen la llevo grabada en mi mente siempre, por su gran personalidad artística y por su alma profundamente sentimental —nos dice el escultor.

Y ahí está la obra de José Cañas, una obra que refleja el fuego, la pasión y el temple de la bailarina que nació y se hizo artista en Barcelona, que sugestionó a los públicos de todo el mundo, conquistando fama y personalidad universal.

La escultura está realizada a tamaño natural,  fabricada en bronce y se colocará en el parque de Montjuich para enriquecer el ambiente del cada vez más concurrido recinto.

El escultor José Cañas

En las fotos de Pérez de Rozas se captan dos imágenes de la obra: en una de ellas aparece el escultor dando los últimos toques a la estatua y en la otra un primer plano de la parte superior de la figura en la que se refleja el espíritu apasionado que Carmen Amaya imprimía en sus exhibiciones.

Recorte de prensa facilitado por Jose Pérez