Montjuich, futuro centro de expansión ciudadana

La Vanguardia  02/12/1961
(Barcelona)

En un extenso reportaje que publicó la Vanguardia a finales de 1961, titulado “Montjuich, futuro centro de expansión ciudadana”, destacamos únicamente una alusión a nuestro querido parque, el cual ya estaba cociéndose en la idea del Ayuntamiento de Barcelona.

Se está estudiando y proyectando la instalación en la parte baja del castillo, en una zona, disponiendo de buenas comunicaciones, de un gran parque de atracciones de categoría internacional, a tono con las necesidades de la ciudad.

Desearíamos que tal instalación y la correspondiente explotación pudiera hacerse con carácter privado, o en su defecto, arbitraríamos el sistema para que el proyecto no se malograra.

 

Recorte de prensa facilitado por Jose Pérez

Una estatua de Carmen Amaya en Montjuich

La Vanguardia  3/01/1965
(Barcelona)

Será de bronce y es obra del escultor José Cañas, que conoció a la artista en Méjico

Barcelona va a tener una estatua de Carmen Amaya en uno de los amplios y concurridos jardines de la ciudad, en Montjuich. Será instalada en las inmediaciones de Miramar y en un balcón desde el cual se domina Barcelona y el anfiteatro de la cornisa montañosa, que la rematan al fondo.

La obra escultórica se debe a un artista del cincel, José Cañas, un hombre que siguió a la genial bailarina desde los comienzos artísticos de ésta en tablados barceloneses, y que era admirador incondicional de Carmen Amaya, a la que conoció personalmente en Méjico, donde fueron presentados por amigos comunes.

La figura de Carmen la llevo grabada en mi mente siempre, por su gran personalidad artística y por su alma profundamente sentimental —nos dice el escultor.

Y ahí está la obra de José Cañas, una obra que refleja el fuego, la pasión y el temple de la bailarina que nació y se hizo artista en Barcelona, que sugestionó a los públicos de todo el mundo, conquistando fama y personalidad universal. La escultura está realizada a tamaño natural, será fundida en bronce y se colocará en el parque de Montjuich para enriquecer el ambiente del cada vez más concurrido recinto.

En las fotos de Pérez de Rozas se captan dos imágenes de la obra: en una de ellas aparece el escultor dando los últimos toques a la estatua y en la otra un primer plano de la parte superior de la figura en la que se refleja el espíritu apasionado que Carmen Amaya imprimía en sus exhibiciones.

Recorte de prensa facilitado por Jose Pérez