El Jefe del Estado en el parque de atracciones

La Vanguardia   24/06/1966 – Redacción (Barcelona)

Franco visito una amplia exposición de proyectos sobre la montaña de Montjuich

El Jefe del Estado en el parque de atracciones.

El Jefe del Estado en el parque de atracciones. Terminada la visita a los nuevos Juzgados, el Generalísimo Franco se trasladó al nuevo Parque de Atracciones de Montjuich, que inauguró oficialmente.

En la entrada superior del mismo se había congregado, dentro y fuera del recinto, una gran muchedumbre que, desde mucho antes de la hora prevista, aguardaba pacientemente la llegada del Caudillo. Se hallaba alineada junto a la puerta la Policía Municipal montada, en uniforme de gran gala.

Aguardaban a Franco y a su esposa en dicho lugar, el alcalde, señor Porcioles, con todos los miembros de la Corporación municipal; el presidente de la Diputación Provincial, marqués de Castell-Florite, con el vicepresidente, señor Ribas Seva y varios diputados; vicesecretario general del Gobierno Civil, señor Gómez Quintana; director general de Prensa, señor Jiménez Quílez; consejero nacional, señor Calvifio; delegado de Sindicatos, señor Martín Villa; delegado de Hacienda, señor Ossorio; el delegado del Ministerio de la Vivienda, señor Martorell; general Serra Algarra; decano del Cuerpo Consular, doctor Selva Sandoval; presidente de la Cámara Oficial de la Industria, don Andrés Ribera Rovira; presidente del Real Círculo Artístico, vizconde de Güell y otras muchas personalidades y representaciones.

Junto a la entrada se hallaban las esposas del capitán general, del alcalde y del presidente de la Diputación entre otras distinguidas damas.

Igualmente, aguardaban la llegada del Caudillo los miembros del Consejo de Administración del Parque de Atracciones con su presidente, señor Borges Villegas; señor Michelene, secretario gerente y consejeros de la entidad.

Llegada de Doña Carmen polo de Franco

A las 8 en punto de la noche llegaba al recinto la esposa de S. E. el Jefe del Estado, doña Carmen Polo de Franco, a quien acompañaban la esposa del ministro de la Gobernación y la del gobernador civil de Barcelona.

La duquesa de la Victoria ofreció a doña Carmen un hermoso ramo de flores y seguidamente la egregia dama, acompañada por el señor Porcioles y otras personalidades, pasó a contemplar la espléndida panorámica que desde aquel lugar se divisa de todo el parque y de un vasto sector de la ciudad.

Triunfal recibimiento al Caudillo

Cinco minutos más tarde hacía su llegada al recinto Su Excelencia el Jefe del Estado, al que acompañaban los ministros de la Gobernación y comisario general del Plan de Desarrollo, así como el capitán general de la IV Región Militar.

En compañía de dichas personalidades y del alcalde y de sus jefes de las Casas Civil y Militar, Franco contempló unos instantes la espléndida panorámica de la ciudad y del parque.

A su llegada, la banda de cornetas y tambores de la Policía Municipal montada, alineada en la puerta del parque, interpretó el «Himno Nacional», en tanto que la gran muchedumbre, agrupada dentro y fuera del parque, prorrumpía en vítores y aplausos que se prolongaron durante largo espacio.

Exposición de proyectos

El Jefe del Estado y su esposa, acompañados de las indicadas personalidades, visitaron a continuación la magnífica Exposición de Proyectos, con gráficos, maquetas y fotografías, montada en el interior del pabellón-cervecería del parque.

En la misma figuran todos los planos que se abrigan para la revalorización y urbanización de la montaña de Montjuich, incluyendo los que abarcan las futuras fases que completarán el Parque de Atracciones, la ampliación del Pueblo Español y otros.

Sobre el Parque de Atracciones se exhiben fotos de un «planetarium» de notables proporciones; una futura sala de boleras con 32 canales, condición ésta, que la hará apta para celebrar allí campeonatos del mundo de la especialidad; pistas de patinaje, hockey sobre ruedas y otra para esquiar sobre nieve artificial.

Igualmente se incluyen fotografías de todos los edificios, palacios y de los más bellos rincones de la montaña, así como del Castillo de Montjuich, Mirador del Alcalde, etc.

Son exhibidos igualmente, gráficos de las diferentes etapas de la construcción del Parque de Atracciones, y se establecen las adecuadas previsiones para su ampliación.

El Pueblo Español, según los planes municipales de ampliación, es asimismo detalladamente descrito.

Por último, llamó poderosamente la atención el proyecto de ordenación de la vertiente marítima de la montaña.

Visita a las atracciones

Todas las atracciones del parque estaban funcionando, ocupadas por los numerosísimos Invitados.

Franco y su séquito recorrieron detenidamente todo el interior del recinto, en el que se cuentan unas cuarenta atracciones, y se detuvo varias veces para observar algunas sobre las que recibió las adecuadas explicaciones del alcalde y los miembros del Consejo de Administración.

El Caudillo y sus acompañantes ocuparon unos amplios balcones que dan sobre el espléndido teatro al aire libre, capaz para 2.150 personas, que estaba totalmente ocupado.

En el escenario, la Banda Municipal, interpretó el «Himno Nacional» al aparecer Sus Excelencias, y luego unos fragmentos de «Bohemios», de Vives.

Poco después, la comitiva, reanudó su recorrido inaugural entre incesantes aplausos y vítores del público.

Tras contemplar el tren miniatura que tiene medio kilómetro de recorrido, penetraron en las cuevas de Carmen Amaya, de típico aire andaluz, en cuyas proximidades figura una bella estatua de la gran bailarina española.

Allí asistieron el Jefe del Estado y esposa a un breve recital folklórico.

En el transcurso de la breve exhibición les fue servida una copa de vino español.

Con ello se dio por terminada la visita de Franco al Parque de Atracciones.

A las 8 y 6 minutos, el Caudillo y su esposa abandonaban el recinto camino del Palacio de Pedralbes.

La despedida que la gran representación del pueblo barcelonés allí congregado les tributó, fue memorable por el entusiástico fervor de los incesantes vítores y aplausos que lo rubricaron.

Nueva fisonomia del parque de MontjuicRecorte de prensa facilitado por Jose Pérez

Montjuïc recupera el bar del parque de atracciones

Montjuïc recupera el bar del parque de atracciones. El periodico 27-5-08

El edificio, de 1929, se ha rehabilitado como espacio para actos y convenciones

Algunos edificios, como los gatos, tienen más de una vida.

Ese es el caso del palacete construido en Montjuïc en 1929, detrás de la plaza de Dante, que tras formar parte la Exposición Internacional como espacio dedicado a las ciencias lo adquirió por la empresa cervecera Damm, que lo convirtió en bar restaurante.

En los años 60 se integró en el parque de atracciones con esa misma función y ahora, tras un periodo de abandono y cuando está a punto de cumplir 80 años, reabre reformado como centro de convenciones.

El edificio, de planta circular, se encuentra en una de las entradas de los actuales jardines de Joan Brossa, frente a las piscinas de waterpolo y saltos y junto a la estación del teleférico y el funicular.

No está catalogado, pero se ha convertido en un auténtico superviviente de la montaña.

La rehabilitación ha conservado la imagen original exterior, combinando la futurista estructura de hormigón con una segunda piel de fachada acristalada.

PASADO Y PRESENTE

En la cubierta se repite la mezcla entre el pasado y el presente manteniendo las bóvedas de ladrillo de estilo catalán, pero eliminando del techo las antiguas vidrieras de colores, que daban a todo el conjunto un cierto aspecto de iglesia.

Estas han sido sustituidas por un cúpula también acristalada, lo que convierte el interior del edificio en un gran espacio diáfano, de acorde con el nuevo cometido polivalente que se le quiere dar.

El palacete, rebautizado como Esferic BCN,  gestionado por el grupo Eventoplus y se ofrece para actos y celebraciones de empresa, presentaciones, fiestas, cócteles o cenas de gala.

No tiene restaurante, por lo que solo se utilizará para citas privadas con servicio de cátering.

Con ese objetivo se ha añadido al edificio antiguo una cocina y baños. La superficie total disponible es de 840 metros cuadrados, divididos en dos plantas con terraza y vistas a la ciudad y a los jardines.

Las dos salas para reuniones suman 690 metros cuadrados y la más grande tiene un aforo de 545 personas.

Una de ellas puede ser utilizada como oficina e incluso de guardería. Según sus promotores, el edificio cuenta con un sistema de iluminación y sonido interior y exterior de última tecnología que permite, por ejemplo, dar en horario nocturno diferentes colores a la fachada.

La rehabilitación del palacete ha acumulado varios años de retraso el parque se cerró en 1998 después de que fracasase la primera opción apuntada de negociar con la empresa Damm su restauración.

Montjuïc recupera el bar del parque de atracciones

Recorte Montjuïc recupera el bar del parque de atracciones facilitado por Josep Manel