El parque de atracciones de Montjuïc se convierte en zona de juegos infantiles

Las nuevas instalaciones estarán listas a finales de año
BLANCA CIA – Barcelona
EL PAÍS – Cataluña – 30-01-2002

Los niños y jóvenes seguirán siendo los principales usuarios de lo que fue el parque de atracciones de Montjuïc. La semana pasada empezaron las obras del futuro parque, que tendrá cuatro áreas de juegos infantiles y un sistema de jardines que evoquen los sentidos. Además de una zona de juegos, la idea del proyecto es que sea también pedagógico. El nuevo parque, que ocupará algo más de cinco hectáreas, podrá estar acabado antes de que finalice el año y tendrá un coste de 450 millones de pesetas.

El viejo parque de atracciones se había convertido en una de las piezas de la montaña que requería una intervención urgente. Desde su cierre, en el verano de 1998, las instalaciones se habían ido deteriorando progresivamente y el aspecto que ofrecían desde el telecabina de la montaña era penoso. Esa ha sido la visión que se han llevado cientos de turistas que han subido al castillo en las cestas. El verano pasado, después de desmontar las atracciones que quedaron abandonadas, se iniciaron los trabajos de preparación de jardinería, y la semana pasada empezaron las obras.

El futuro parque, de algo más de cinco hectáreas, tendrá cuatro áreas de juegos infantiles vinculados a la naturaleza.

Todos los materiales serán naturales, como el de una tirolina o un sistema de piezas de madera que reproducirá las notas musicales. Además de jugar, los niños podrán aprender a conocer mejor la naturaleza por un sistema de jardines o agrupación de plantas que quieren evocar los cinco sentidos. Por ejemplo, el de la vista será una área de plantas y flores con una fuerte escala cromática, y para apreciar el tacto, plantas de diferentes texturas. Gardenias y tomillo, entre otras, serán algunas de las especies de la zona de plantas olfativas, y árboles frutales, y las hojas de menta se utilizarán para que los niños aprecien la variedad que pueden tener los gustos. En toda la zona del futuro parque se podrá pasear por pequeños senderos que llegarán a conectar con otros jardines de la montaña, como los de Mossèn Cinto, al oeste, o el de los Tres Pins, al este. Algunas piezas del antiguo parque de atracciones se conservarán, como el bar de la entrada de la plaza de Dante, que tenía una gran estrella de la cervecera Damm, con la que se está negociando la restauración del edificio como futuro bar y zona de servicios del parque. También se mantendrán algunos elementos del viejo parque, como la ballena.

Recorte de prensa facilitado por Jose Pérez