Adiós a tres décadas de vaivenes

La Vanguardia    lunes, 28 Septiembre de 1998
Marta Ricart

Adios-a-tres-decadas-de-vaivenes

Empleados y usuarios lamentan el cierre del Parque de Atracciones de Montjuic, pese a creer que se debería renovar.

Más de 32 años de vaivén de locos vehículos y de las modas en el gusto por divertirse. El Parque de Atracciones de Montjuic se despedía ayer sin estridencias, ofreciendo un día más de entretenimiento que algunos aprovecharon con ávida nostalgia para atesorar un buen recuerdo. La instalación, abierta en junio de 1966, tuvo sus épocas de esplendor y de crisis. “En los últimos años, el millón anual de visitantes se había reducido considerablemente, ya no se ofrecían conciertos y menguaba la recaudación”, apuntaba un empleado. La cuenta atrás se inicio hace casi tres años, cuando el ayuntamiento anunció que en junio de 1996 caducaba la concesión y no iba a renovarla.

La empresa explotadora del recinto recurrió la fecha de caducidad, alegando que aún le quedaban un par de años. Los tribunales acabaron dando la razón al gobierno municipal, por lo que éste recupera el espacio, aunque no está definido cómo quedará. El Ayuntamiento se planteó convocar un concurso de ideas y estudió algunas propuestas que tenía sobre la mesa, la renovación planteada por la propia concesionaria y un Parque Temático de la firma Lego. Ahora ha decidido que las 14 hectáreas que ocupa el recinto se añadan al Montjuic verde. En los próximos cuatro meses se desmantelarán las instalaciones.

El parque se había ido deteriorando. Los últimos años no estrenaba atracciones e incluso hubo un pequeño accidente en primavera en el túnel del terror. “Todo esta un poco destartalado”, reconocía ayer Inma, que visitaba el recinto con su marido y dos niños pequeños. “A mi me gusta porque las atracciones son las mismas de cuando yo era pequeña, pero, claro, han pasado los años”, agregaba. “Es verdad que las atracciones están anticuadas, más si se comparan con las modernas de otros parques, pero son un clásico y los niños y los adultos se siguen divirtiendo con ellas”, replicaba la familia Moya.

Los visitantes no se ponen de acuerdo en las razones del declive del parque. Hay opiniones diversas:”Cambian las modas de divertirse”, “no hay tanta gente como para que puedan sobrevivir holgadamente Tibidabo y Montjuic”, “PorAventura y Tibidabo son diferentes y los tres eran compatibles”…

Para Maria, ya jubilada, “con una inversión para renovar el parque podría durar aún muchos años”. Lo mismo piensan la familia Puigdollers y Arturo, vecino del cercano Poble Sec y usuario habitual.

Tampoco creen que se deba desmantelar el parque los 68 trabajadores. “Renovar si, cerrar no”, dice Dionisio, que lleva diez años en el parque. Algunos llevan 32. Los empleados no podían disimular ayer su tristeza. La mayoría se queda en el paro. “Nos quedamos sin nada y a lo mejor luego abren otra cosa parecida, pero nosotros ya no estaremos”, se lamenta José María, con más de 15 años en el recinto. “Nos vamos con la indemnización que fija la ley – dice Francisco, 18 años empleado -, a mí me quedan tres años para jubilarme, pero otos no tendrán fácil encontrar trabajo.”

Trabajadores y visitantes compartían la misma opinión: “Una zona verde siempre esta bien, pero ya tenemos Collserola u otras áreas de Montjuic, se deberían mantener las atracciones, éstas o de otra clase, pero cuanta más variedad de oferta lúdica, mejor”.

EL FUTURO EN EL AIRE
Un parque de la naturaleza único

La Fundación Smithsonian de Nueva York, el Institut Cerdà de Barcelona y la agencia urbanística Barcelona Regional preparan, por encargo del gobierno municipal, un proyecto para el uso del espacio que ocupa el Parque de atracciones. El alcalde, Joan Clos, ya ha avanzado que este espacio completará el Montjuic verde que constituyen el Botanic, los jardines Costa i Llobera y Mosen Cinto, el vivero Tres Pins y la zona del Castell y la ladera del Morrot, que también quieren recuperar como zona de ocio. Dentro de este espacio “natural”, se pretende que el nuevo parque tenga alguna característica que lo haga “de primera línea, innovador, único en el mundo”, en palabras de Clos.
“Podría ser un parque de los olores, de los colores, algo que juegue con la naturaleza!, añade el teniente de alcalde Xavier Casas. CIU propuso, tiempo atrás, que el zoo se trasladara a Montjuic. En agosto, Joaquim Molins planteó que el espacio fuera un parque verde y gratuito pensado para niños. El PP propone que se ubique algún equipamiento.

Recorte de prensa facilitado por Josep Manel Castro

Montjuic renovara las atracciones

El Periódico   Lunes, 9 de febrero de 1998
M. Eugenia Ibáñez (Barcelona)

Montjuic-renovara-las-atraccionesAspecto del Parque de Atracciones de Montjuic, prácticamente vacío durante la Navidad pasada.

El concurso para modernizar el parque temático se convocará en primavera.
El ayuntamiento prevé adjudicar la nueva concesión el próximo octubre.

Clos desestimó la ampliación del recinto con las actuales instalaciones.

El ayuntamiento de Barcelona sacará a concurso la primavera que viene la explotación del Parque de Atracciones de Montjuic, con la intención de que la adjudicación de la concesión se pueda llevar a término a primeros de octubre. La decisión pone punto final a la interinidad de las actuales instalaciones y también al desacuerdo de los dos últimos años entre los técnicos municipales y la concesionaria sobre la caducidad del actual contrato.

Las instalaciones de Montjuic se inauguraron el mes de junio de 1966, después de que se le otorgara una concesión municipal a la empresa Parque de Atracciones SA, con vigencia hasta 1996 0 1998, según la interpretación de la compañía o del ayuntamiento. Esta diferencia de criterio ha sido objeto de un recurso contencioso por parte de la empresa, que considera que no han de contabilizarse los periodos de cierre de las atracciones que han tenido con motivo de diversos acontecimientos que se han celebrado en la montaña, como las carreras o los Juegos Olímpicos.

Golpe de efecto Clos

La opción de convocar un nuevo concurso público acaba también con las dudas del equipo de gobierno municipal alrededor del futuro del parque de atracciones. Durante meses, Joan Clos, incluso antes de su toma de posesión como alcalde, barajó la posibilidad de que, una vez vencida la actual concesión, las 10 hectáreas que ocupan las instalaciones del parque de atracciones recuperasen su condición de zona forestal.

La propuesta se planteaba como una actuación emblemática del mandato de Clos, como un golpe de efecto del nuevo alcalde para devolver a Montjuic las hectáreas de parque urbano perdidas los últimos años a través de diversas actuaciones en la montaña. A la operación se añadía el nuevo jardín botánico de 14 hectáreas que se urbanizará con fondos europeos entre el cementerio y el Sot del Migdia. La suma de los dos proyectos significaría recuperar 24 hectáreas de nueva zona verde.

Al final, los criterios económicos de los responsables del área de hacienda se impusieron a los aspectos medioambientales, incluso de imagen, de la propia alcaldía. La decisión del nuevo concurso supone la continuación del parque lúdico de Montjuic. Si bien lleva implícita la renovación total de las atracciones, hoy obsoletas y superadas por la aparición de otros parques temáticos de contenido más actual.

Las bases del concurso que redacta el servicio municipal de Patrimonio no limitan el contenido del futuro parque, sino que dejan abierta a todas las posibilidades y ofertas. Tampoco se definirá su uso para que las ofertas puedan ser más abiertas. Lo que sí que es seguro es que los concursantes tendrán que presentar un proyecto completo y un plan de inversiones totalmente garantizado.

Los técnicos municipales mantienen dudas sobre la respuesta del mercado a la convocatoria del concurso. El nuevo parque exigirá otras inversiones para hacer atractivo su contenido pero, al contrario, dispondrá de un espacio bastante reducido si se compara con instalaciones similares. A finales de 1996, la multinacional danesa Lego, estudió la posibilidad de instalar un parque infantil en Montjuic similar a los que dirige en Copenhague y en Londres, pero, descarto entonces el proyecto por la reducida superficie que se le ofrecía y por la negativa municipal de vender los terrenos.

La actual concesionaria, Parques de Atracciones, SA, no ha querido definirse sobre la posibilidad de optar al concurso. El gerente, Jose Manuel Olmedo, señaló que después de tres años de pleitos con el ayuntamiento, la empresa no desvelará sus proyectos hasta que no acceda a las bases del concurso. Lo cierto es que, durante este tiempo, la concesionaria ha manifestado su interés para optar a la renovación de su concesión incluso, en el verano de 1995, avanzó la redacción de un proyecto de cambio total del contenido de las instalaciones del parque.

El Declive

Una imparable pérdida de visitantes

El descenso de visitantes a las atracciones de Montjuic ha sido constante a lo largo de los últimos años. El hecho de que algunas de sus instalaciones se hayan quedado obsoletas y la ausencia de atracciones innovadoras ha supuesto una lenta pero imparable pérdida de clientes.

En 1994, el parque recibió 900.000 visitantes, de los cuales más del 60% acudieron durante los meses de verano, y la empresa cerró su ejercicio económico con 12 millones de pérdidas, según fuentes oficiales. El año siguiente, los clientes no superaron los 600.000, cifra que ha ido bajando de forma alarmante. La concesionaria, Parque de Atracciones, SA, justifica el escaso interés que sus instalaciones merecen por la fuerte competencia de Port Aventura. La empresa señala, además, que el final de la concesión ha frenado las inversiones que hubieran permitido modernizar el contenido del parque.

Recorte de prensa facilitado por Josep Manel Castro