El nuevo Montjuich

La Vanguardia   20/10/1965

El perfil de la montaña de Montjuich está animado, desde hace unas jornadas, por la imagen jocunda de la gran rueda del parque de atracciones que se abrirá dentro de unos meses en aquélla, un enorme tiovivo con figuras grotescas v alegres se alza al lado de la rueda, y presumimos que a su vera van montándose rápidamente los demás artificios de este vasto conjunto recreativo. La máxima novedad de esta etapa del futuro Montjuich estriba, por cierto, en la restauración de sus tradiciones más castizas: es decir, en que la montaña sea lugar adonde acudir a divertirse, sea en el tono sosegado del paseo familiar, sea en el más agitado de los merenderos que tanto lucieron en el primer cuarto de este siglo.

Se concretan varios augurios excelentes sobre este disfrute de la montaña por anchas multitudes barcelonesas: acaban de mejorarse las instalaciones de Montjuich —que llevaba muchos lustros de decrepitud y melancolía— y el trazado y hechura de la carretera del castillo. Unos y otros perfeccionamientos se orientan en realidad hacia la comunicación de la fortaleza con el casco urbano.

¿Quién había de suponer que en poquísimos años de libre acceso el castillo se convertiría en el centro más visitado y popular de Barcelona?

La distancia que nos separa de él, antes resulta un incentivo y un estímulo que una barrera, porque las gentes convierten la visita en motivo de una breve excursión festiva.

Recorte de prensa facilitado por Jose Pérez

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.