Realizaciones preparatorias para el parque de atracciones de Montjuic

La Vanguardia  14/02/1964 (Barcelona)

Luego se aprobaron los proyectos de accesos, aparcamientos, cierre, urbanización, jardinería, instalación de agua, fuerza y electricidad y obras complementarias en la montaña para la habilitación del Mirador, Castillo y sector en donde ha de instalarse el Parque de Atracciones, por un importe a cargo del Ayuntamiento de hasta 45.000.000 de pesetas.

Explicó él significado y alcance del dictamen el señor López Rodó, quien comenzó destacando la extraordinaria labor desarrollada por el Ayuntamiento en Montjuich en los últimos dos años, que ha merecido los mejores plácemes del capitán general, quien reunió al Patronato para aprobar este proyecto y aceptar la propuesta de cesión a la ciudad de las baterías Alvarez de Castro y Buenavista. Explicó que sirve la propuesta para cumplir, en parte, el compromiso contraído de urbanizar la zona destinada a Parque de Atracciones —unas 8 hectáreas—, la pavimentación del mirador, la rectificación y mejora del firme de la carretera de acceso al Castillo, que servirá de eje para sucesivas realizaciones, que hacen prever una Exposición Internacional de Horticultura y un nuevo Jardín Botánico. Se llevan en bloque todos los proyectos del sector, con un gasto anual de 15 millones.

Así mismo, se pretende la apertura de nuevos enlaces entre la plaza Dante y el camino bajo, la urbanización de una zona para dos mil turismos y las acometidas de agua y fuerza, así como obras de explanación, saneamiento, alumbrado y jardinería. El dictamen fue aprobado, con el voto en contra del señor Jiménez de Anta.

Recorte de prensa facilitado por Jose Pérez

Las atracciones de Montjuic cerraran después del verano

El País,  Viernes 21 de agosto de 1998
J.M. Martí Font (Barcelona)

La noria es una de las atracciones más antiguas y de de las más solicitadas del parque de Montjuic.

El Ayuntamiento aún no ha decidido el futuro del recinto

Este será el último verano del Parque de Atracciones de Montjuic, que se cerrará definitivamente al público cuando termine la temporada estival, según indicó ayer Caterina Carreras, concejal de Relacionas Ciudadanas y Culturales del Ayuntamiento de Barcelona. Sin embargo, el consistorio todavía no ha decidido cual será el futuro de estos terrenos de la montaña olímpica, que, entre otras posibilidades, podrían albergar un nuevo parque de atracciones o pasar a formar parte del proyecto del gran Jardín Botánico.

Carreras explicó que la concesión que tenia la empresa Parque de Atracciones, SA, para explotar el recinto de Montjuic ha finalizado, pero que el consistorio ha decidido aplazar el cierre definitivo de las instalaciones hasta después del verano. La concejal no quiso pronunciarse sobre el futuro del parque, aunque tampoco descartó la posibilidad de convocar un concurso para la explotación del terreno.

El Ayuntamiento había anunciado el pasado mes de febrero que lo sacaría a concurso en primavera, de modo que la adjudicación se pudiera concretar a principios de octubre. Sin embargo, ya entonces se barajaban otras opciones, y todo parece indicar que el consistorio sigue sin haber decidido qué va a  hacer con este espacio de la montaña olímpica.

El alcalde, Joan Clos, insinuó recientemente que el terreno podía servir para que la montaña recuperara alguna parte de la zona verde perdida con las últimas actuaciones, especialmente en el área olímpica.

Añadir estos terrenos al nuevo Jardín Botánico de la ciudad seria la solución perfecta para ampliar sus dimensiones, al tiempo que Montjuic recuperaría espacio verde perdido.

El problema que plantea la construcción de un nuevo parque de atracciones es que el recinto actual es demasiado pequeño para que las nuevas instalaciones puedan competir con la oferta existente. A finales de 1996, la empresa danesa Lego estudió la posibilidad y la descarto, debido a la escasa superficie disponible y la negativa municipal a aumentarla.

Inaugurado hace 32 años

Las instalaciones del Parque de Atracciones de Montjuic se inauguraron hace 32 años, en junio de 1966, y constituían en aquel momento una oferta mucho más moderna que las del Tibidabo. La concesión municipal a la empresa Parque de Atracciones, SA, fue por 30 años, si bien cuando se cumplió el término, en 1996, la empresa alegó que debían contabilizarse los periodos en que había permanecido cerrado debido a carreras o acontecimientos como los juegos olímpicos.

El pasado mes de abril, una sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) dio la razón al consistorio barcelonés, confirmando que la concesión de los derechos de explotación había expirado.

En los últimos años el parque había sufrido un declive imparable. Si en 1994 recibió 900.000 visitantes, al año siguiente ya había descendido hasta 600.000, cifra que siguió bajando hasta los menos de 300.000 que lo visitaron el año pasado. La empresa se había negado a efectuar nuevas inversiones para mejorar su oferta si no se le garantizaba una ampliación de la concesión. El pasado mes de abril, el Ayuntamiento obligó a cerrar la atracción del Tren del Terror después de que dos personas resultaran heridas en un accidente.

La empresa concesionaria no ha querido hacer declaraciones. Fuentes de las misma indicaron que su gerente, Jose Manuel Martín Olmedo, que en su momento ofertó al Ayuntamiento la construcción de “un Port Aventura en pequeño”, se halla de vacaciones hasta el mes próximo, y hasta entones no desvelará las intenciones de la empresa. Un empleado aseguró ayer a este periódico que, a los trabajadores, se les había comunicado recientemente el cierre de la empresa.

Recorte de prensa facilitado por Josep Manel Castro