Barcelona Art Report 2001 Experiències

Barcelona Art Report 2001 Experiències.

“Bienvenidos por última vez al Parque de Atracciones de Montjuic. En su recorrido por las diferentes áreas, descubrirán que el parque es muy distinto de cómo lo recuerdan. Nada es tal y como lo ven, sino un híbrido entre lo que es y lo que ha dejado de ser” …

Así comenzaba un  folleto informativo de Barcelona Art Report 2001, evento que, bajo el nombre de “Experiències”, acogió innumerables actividades como actuaciones, talleres, exposiciones y debates entre mayo y octubre de 2.001.

Con la aprobación del ayuntamiento de Barcelona,  organizada por  el Instituto de Cultura de Barcelona (ICUB),  el Centro de Cultura Contemporània de Barcelona (CCCB) y el Museu d’Art Contemporani de Barcelona (MACBA),  que contaron con el apoyo y colaboración de otras entidades.

En cuanto a lo que nos concierne, las actividades que se llevaron a cabo relacionadas con el Parque de Atracciones de Montjuic, estuvieron a cargo de varios artistas, y lo que se pretendió fue recuperar la memoria del parque, no dejar que cayese en el olvido un lugar que tantos y tan gratos momentos de ocio y diversión nos había proporcionado durante sus más de dos décadas de vida.

Hemos recuperado (y os compartimos) tres imágenes de la época, de lo que fue la presentación del evento en que estuvieron enmarcadas estas actividades culturales.

Advertencia-2001

Francisco Machcua

Hace poco más de cuatro años se publicó un libro muy interesante titulado Parcs d’ Atraccions de Barcelona (des de 1853 fins a l’actualitat, de Ròmul Brotons y de la editorial Orígens Albertí. En él se recoge bastante información respecto al parque de atracciones de Montjuïc. Por lo visto, ya desde sus inicios se produjeron quejas por parte de los vecinos del Poble Sec. En el libro existe un extracto de una carta publicada el 9 de junio de 1968 en La Vanguardia por un tal José Gutiérrez Rodríguez y dice así:

“Como usted sabe, el Parque de Atracciones de Montjuich domina la ciudad desde su privilegiada situación. ¿Qué hermoso panorama en la noche serena de verano para ser contemplado desde cualquier ángulo ciudadano! Desde cualquiera…, menos desde el Pueblo Seco y las barracas de Montjuich. Porque sabido es que los habitantes del Pueblo Seco y las barracas somos, en la inmensa mayoría, trabajadores. Tenemos que levantarnos a una hora muy temprana para incorporarnos a nuestros respectivos trabajos. Y he aquí que nuestro reparador descanso está siendo saboteado. Empieza el estío, y con él, el Parque de Atracciones funciona hasta altas horas de la madrugada, con altavoces potentes (¿para servirnos la música a domicilio?) Francamente, señor director, no se puede dormir oyendo tal estruendo.”

Como es evidente yo no estoy de acuerdo con este señor obrero que emplea una retórica rimbombante. Han pasado muchos años ya y me imagino que este señor, si sigue vivo, debe de estar más endemoniado que nunca al ver y oír todo lo que ocurre hoy en el Poble Sec (¡y a todas horas!). El parque hacía feliz a mucha gente. Lo que hoy ocurre allí, además de un masivo turismo de lo más ruidoso, no hace feliz a nadie, solo a quien lo impone.

En el libro, que le recomiendo encarecidamente, cuando estaba a punto de expirar la concesión en 1996 y con el parque totalmente dejado (me daba mucha pena), en el 5 de abril de 1998 apareció un artículo escrito por Felip Vivanco en La Vanguardia que decía:

“Los platillos espaciales con dos volantes y tubo de escape agonizan; los caballos del tiovivo, antes vigorosos y bien pintados, ya no relinchan, agonizan; los coches del Scalextric, la noria venerable y achacosa, los autos de choque de cartón piedra, la montaña rusa ruidosa, el drag´n de tres cabezas en horas bajas, la calavera asesina sin nuevos trucos. Todo agoniza en el parque de atracciones de Montjuïc, desde la primera verja hasta la última papelera, todo se cae de puro viejo…”

Sí, estoy de acuerdo con este señor, pero en ningún momento dice el motivo de todo esto. Ni una palabra sobre la memoria colectiva del parque (que es mucha).

Y para terminar quisiera dejar aquí un fragmento de un poema titulado Balada de Montjuïc del poeta Joan Margarit:

“… del parque de atracciones donde la noria gira
en la melancolía: se trata del pasado.”

Con él sí estoy de acuerdo.

Es un placer pasarse por aquí y leer y dejar constancia de un hombre que recuerda los momentos felices de su infancia.

Un cordial saludo.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.