Homenaje al Parque de Atracciones de Montjuic

Esta web narra toda la historia del Parque de Atracciones de Montjuic, una de las grandes opciones de ocio de las que disfrutó Barcelona desde su inauguración, en 1966 hasta su cierre definitivo, en 1998.

Ilustraciones del parque por Toni Lirio

4 minutos de lectura

Las Ilustraciones del parque realizadas por Toni Lirio llegaron a nuestras manos de forma inesperada.

Hace un tiempo contactó con nosotros para comentarnos que le encanta nuestra página y la labor que realizamos para mantener viva la memoria de nuestro querido Parque de Atracciones de Montjuic.

¡Sus dibujos son impactantes!

Realizados con un cariño inmenso, reflejan su pasión por el parque, su nostalgia… y quisimos saber más sobre él, por lo que le pedimos que respondiese a algunas de nuestras preguntas.

En sus respuestas pudimos ver a un enamorado del Parque, alguien que guarda en su memoria recuerdos entrañables, como muchos de nosotros, que han inspirado sus ilustraciones. Pequeños esbozos de momentos vividos que ya no volverán…

A continuación, compartimos sus palabras, donde nos explica un poco quién es y la importancia que ha tenido el parque en su vida.

Es un placer contar con testimonios como el de Toni, personas que han vivido el parque con intensidad y aportan contenido de valor para mantener viva la memoria de nuestro querido parque.

Un parque que no se olvida…

El Parque de Atracciones de Montjuic formó una parte importante de mi infancia y mi adolescencia. Para mí era un mundo mágico de fantasía, misterio y diversión a partes iguales. Cada vez que mi padre decía que íbamos a visitarlo sentía una explosión de alegría.

Una parte que me impresionaba especialmente eran todos los personajes que adornaban muchas de sus atracciones e instalaciones. Recuerdo que las criaturas del castillo del terror me causaban auténtico pavor hasta el punto de que no fui capaz de montarme allí hasta que estuve bien crecidito. Curiosamente, por alguna extraña razón, las figuras del tren fantasma me despertaban fascinación, pero no me asustaban.

Todas ellas, sin embargo, pasaron a formar parte, para siempre, de mi universo simbólico junto con el resto de figuras como la ballena que daba forma al bar, los personajes que amenizaban el recorrido del trenecito, la figura enfadada del pulpo o hasta los mismos payasos que servían de papeleras.

Creo que el embrujo que produjeron en mí esas visitas al parque influyeron bastante en el estilo que desarrollé como ilustrador, profesión que desarrollé durante algunos años hasta que empecé a trabajar en una multinacional de software gráfico.

Mi última visita al parque fue en el año 1991. Luego mis prioridades de ocio cambiaron a otras más acordes con la edad de entonces. De alguna forma el Parque de Atracciones de Montjuic quedó olvidado en un rincón de mi mente.

Un viaje a la nostalgia…

Pero recuerdo a la perfección el día en el que acompañé a unos familiares de Portugal a realizar un viaje en el teleférico de Montjuic desde la primera parada, en la Avenida Miramar, hasta el castillo.

Era el año 2000 y en medio del trayecto, asomándome por la cabina del teleférico, pude ver los restos olvidados del parque abandonado marchitándose al Sol. No puedo describir la punzada de tristeza que sentí en ese instante.

Era como si parte de mí estuviera muriendo allí junto con los restos polvorientos de las atracciones. Había oído que el parque había cerrado en el año 98 pero nunca imaginé que ver sus despojos me afectaría de tal manera.

En septiembre volví a repetir esa excursión con mi hija. Visitamos el actual parque Joan Brossa que ocupa ahora los antiguos terrenos del parque. Aunque pude adivinar la ubicación de muchas de las antiguas instalaciones, lo cierto es que la magia había desaparecido. La nostalgia me invadió y fue entonces cuando empezó a rondar por mi cabeza la idea de realizar una serie de ilustraciones que rindieran homenaje a aquellos personajes que tanto me impresionaron de niño.

Aunque hace años que no me dedico profesionalmente a la ilustración lo cierto es que nunca he dejado de dibujar (podéis ver muestras de mi trabajo en https://www.flickr.com/photos/uklanor/ ) por eso decidí que mi próximo proyecto sería revivir en forma de ilustración algunas de las muchas criaturas que daban ese encanto especial al Parque de Atracciones de Montjuic.

La comunidad de la web Homenaje al Parque de Atracciones de Montjuic

Fue entonces cuando me puse a buscar referencias en Internet que sirvieran para darle solidez a los difusos y desenfocados recuerdos que guardaba mi memoria y que permitieran hacer reconocibles a los personajes.

Inmediatamente di con la web achus.biz, de Jose y Esther, y me sorprendió muy gratamente comprobar el trabajo colosal que habían hecho recopilando toda esa información y material gráfico del Parque de Atracciones de Montjuic y que probablemente es el 90% de la información que hay disponible sobre este lugar en la red.

También me alegró mucho comprobar que no era el único que compartía la nostalgia y el cariño por ese lugar tan mágico y que tanto poso dejó en nuestras vidas.

El resultado son las ilustraciones que veis en esta entrada. Todas las referencias para realizar los dibujos han sido extraídas de esta misma web. Por eso quiero expresar mi agradecimiento a todos los colaboradores que han hecho posible revivir el hechizo del parque a través de su trabajo y sus testimonios en este proyecto en el que ahora tengo el honor de aportar mi granito de arena.

Ilustraciones del parque por Toni Lirio

1 comentario en «Ilustraciones del parque por Toni Lirio»

  1. ¿Cómo se puede olvidar todos los que estuvimos allí en nuestra infancia? Reconozco cada rincón, cada dibujo, cada detalle. De niño me sentí como Alicia en el País de las Maravillas. La casa magnética, El tren Fantasma, la Ballena. Las escaleras de piedra que subía y bajaba al encuentro de la sorpresa. Un parte ubicado en medio de la naturaleza con las atracciones entre los pinares y diversas vegetaciones. Mirabas a la ciudad y tú te sentías como subido en un nube. La ciudad pequeña y el mundo mágico grande muy grande. Crecías estando allí, pero de emociones y magia. Luego, cuando bajabas a la ciudad empequeñecías, como Alicia. Inolvidable. Todavía paseo por allí con mis recuerdos y mis ensoñaciones. Me siento en un banco junto al túnel tapiado del Tren Fantasma y sigo oyendo extraños sonidos en su interior. ¿No es, acaso, un tren fantasma? El interior sigue hechizado. Camino solo por el parque y sigo viendo cosas.

    Un cordial saludo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.