Montjuïc estrena la montaña rusa más alta de España

La Vanguardia – Martes, 19 junio 1990
Mª Paz López (Barcelona)

Montjuic-estrena-la-montana-rusa-mas-alta-de-Espana

Boomerang está pensado para los amantes de las emociones fuertes.

Un viaje de vértigo

Los seis giros del Boomerang, entre “loopings” y  “tirabuzones’ son para poner a prueba el mejor de los estómagos.

La chica del primer coche, aferrada a la abrazadera de cuero, grita y aprieta los puños, y la sensación que cosquillea en el estómago es la de desear que todo termine pronto. Son apenas dos minutos de vértigo y sensación de ingravidez los que proporciona Boomerang, la nueva montaña rusa —38 metros de altura— del parque de atracciones de Montjuic.

El “monstruo” pesa 200 toneladas y tiene 267 metros de vía. Ha sido construido por la empresa holandesa Vekoma y le ha supuesto al parque de atracciones de Montjuic un desembolso de casi 500 millones de pesetas, contando el transporte y la instalación. La nueva montaña rusa ocupa una extensión algo menor a la de un campo de fútbol: 85 metros de longitud por 30 de anchura en la parte más amplia. Es, desde su inauguración extraoficial el pasado sábado tras cinco días de prueba, la más grande de España, y comparte también el primer lugar de Europa junto a otras seis montañas rusas del continente. Existen como ella 28 en todo el mundo, repartidas entre Estados Unidos, México, Canadá, Japón, Corea, Holanda, Bélgica, República Federal de Alemania, Francia y Reino Unido.

El nombre de Boomerang le viene al artilugio de su propia estructura. La vía tiene dos medios “loopings” (rizos) y dos “tirabuzones” (el carril se retuerce). Como el viaje se compone de dos tiempos, ida y vuelta, el movimiento se multiplica por dos.

Viene y va, como un “boomerang”

Los seis giros entre “looping” y “tirabuzones” son para poner a prueba al mejor de los estómagos.

La montaña rusa tiene dos toboganes de raíles. En el primero de ellos, un cable impulsado por energía hidroeléctrica arrastra lentamente el tren hasta la cumbre. Una vez alli, el tren es liberado —se tiene la sensación de caer al vacío— y rápidamente alcanza una velocidad de 75 kilómetros por hora mientras desciende. Los coches giran sobre sí mismos en los “loopings” y los tirabuzones y una poderosa inercia les hace desembocar en el otro tobogán desde el cual, en un ángulo de 45 grados, caen de nuevo marcha atrás.

Es el momento más inquietante para el viajero, porque avanza de espaldas a gran velocidad y su sensación de inseguridad es mayor.

Con esta son ya tres las montañas rusas que el parque de atracciones de Montjuic ofrece a los ciudadanos. Ciclón tiene casi veinte años de antigüedad y mide 10 metros de altura; Vikingo, con tres años a sus espaldas, tiene 19 metros, y Boomerang, recién iniciada su andadura, se lleva la palma, tanto europea como española, con 38 metros, el equivalente a un bloque de catorce pisos. La instalación de Boomerang responde a la voluntad de mantener la actualidad del parque. También, en palabras del gerente, José Manuel Martín Olmedo, “porque el parque de atracciones del Tibidabo está también renovándose, y para incrementar la afluencia de visitantes”. Actualmente, el parque recibe a unas 700.000 personas al año en sus 42 atracciones, y la gerencia espera que la nueva montaña rusa suponga una incremento entre el diez y el quince por ciento en el número de visitantes.

Las 350 pesetas que cuesta entrar en el parque de atracciones de Montjuic pueden sustituirse por la compra del “superbono”. Este sistema, que lleva ya casi cinco años funcionando con éxito, ofrece, por 1.400 pesetas, la posibilidad de montarse en todas las atracciones que se desee, sin límite numérico.

La montaña rusa Boomerang entra también dentro de la oferta del “superbono”. El precio de un viaje individual sin “superbono” es de 250 pesetas.

Recorte de prensa facilitado por Juan Castillo Torres

Superbono

Hola a todos, antes que nada dar la enhorabuena por esta página dedicada al entrañable parque de atracciones de Barcelona.
Mi nombres es Miquel y con 29 fuí visitante del parque en varias ocasiones, la primera vez no podría decir el año al ser pequeño pero de dos cosas si me acuerdo, la primera no poder subir al Ciclón (creo que por la edad ya que en aquel entonces si no me equivoco no se miraba el tema de la altura) y la segunda ver la actuación de los primeros Martes y 13, si, si cuando eran tres y hacían la parodia de la Rafaella Carrá de la canción que decía “que dolor, que dolor dentro de un armario.
En fin a lo que iba del Boomerang, recuerdo que en una de las últimas visitas al parque allá por los 90 estábamos yo y mi primo debajo del Boomerang justo en el trozo que estaba al subida donde se paraban las vagonetas para dejarlas caer, que si mal no recuerdo abajo del rail había como una especie de malla. En fin que estábamos por allí empiezan a subir las vagonetas hacía arriba cuando de pronto escuchamos un estruendo, como un ruido seco y vemos que cae hacía abajo quedando colgado algo parecido a una cadena o no se que sería pero quedo colgando a escasos metros de nosotros y las vagonetas bajaron de golpe por la vía. No pasó nada pero es una anécdota que me ha venido a la memoria.
Si mal no recuerdo alguna vez se paró la atracción en movimiento y fueron los bomberos a sacar a los viajeros.
Y no es por ser cenizo pero verdad que con el Pulpo llegó a pasar un accidente en el que murió una persona?

malifeta

Hola Superbono y bienvenido.

El tema del ciclón si que es cierto que no se media la altura y si la edad. Lo de martes y trece pues también es cierto que año tras año actuaban en Montjuic y raro era la temporada que no asistían, también pasaba con los Morancos o cruz y raya que estaban “abonados”.

En cuanto al tema del Boomerang si es cierto que los primeros meses de funcionamiento presento problemas que poco a poco se solucionaron. La empresa holandesa Vekoma tenia unos técnicos prácticamente siempre por allí hasta que la atracción se rodó. Te puedo asegurar que se mimaba bastante y se revisaba continuamente. La red se puso como seguridad por el tema de lo que tú expones de cualquier desprendimiento que pudiera caer. También es cierto que cuando llegaba a subir las vagonetas al dispararse el final de recorrido, pegaba un sonido fuerte. El tema de los Bomberos yo no lo recuerdo y lo dudo ya que la atracción en cuanto tenia un problema se bloqueaba y se tenia que desbloquear manualmente (así me lo explicaba mi amigo Antonio Verdugo) para volver a funcionar. Y lo del pulpo de Monjuic también te aseguro que nunca murió nadie.
En los últimos años de funcionamiento del parque si que entraron los bomberos en una ocasión porque se bloqueo el teleférico y tuvieron que desalojar las cabinas desde dentro del recinto. El teleférico es de TMB no era del parque. Lo del pulpo creo recordar que también ocurrió un accidente por esa época pero no fue en el de Montjuic y puede que eso crease confusión.

Un saludo.

Jose Luis Sierra

Bienvenido al foro, yo nunca me monte en el Bumerang pero ese típico sonido y los gritos los recuerdo todavía y al ver las fotos del Bumerang pienso en tantas y tantas personas que se montarían en el cada uno con una historia y una vivencia, no se si a vosotros pero a mi cada vez que me monto en una atracción pienso en la cantidad de gente que antes que yo estaría sentada en el mismo sitio. QUE BONITO ES RECORDAR

José Antonio

En cuanto al boomerang sí que es cierto que en una ocasión los coches quedaron parados en el loopings o bucle vertical, a la gente la sacaron con escaleras y no hizo falta llamar a los bomberos como bien dice malifeta, otra cosa hubiera sido si se paran en el Cobra roll entonces si que es necesario llamar a los bomberos como paso en Japón, posteriormente se desmontaron los coches uno a uno y se llevaron a la estación (no había otro medio) para su revisión y análisis de lo ocurrido.
Magnifica atracción!!!

Saludos

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *