La lección de Montjuïc

Molins reclama a Clos que no abandone el Tibidabo como ha hecho con Montjuïc

La lección de Montjuïc.

La lección de Montjuïc. La Vanguardia – Viernes 4 de febrero de 2000 – Marta Ricart (Barcelona)

De propiedad privada a patrimonio público

La decisión de Joan Clos de añadir el parque de atracciones del Tibidabo al patrimonio municipal ha sido bien recibida en CiU, pero su dirigente en el Ayuntamiento, Joaquim Molins, no las tiene todas consigo.

“Cuando uno ve cómo administra su propiedad el gobierno municipal le tiemblan las rodillas”, dijo ayer.

Molins pide al alcalde que no abandone el Tibidabo como ha hecho con el parque de atracciones de Montjuïc, de propiedad municipal, en desuso desde hace casi un año y medio y sin perspectivas claras de utilización a corto plazo.

La prioridad en el Tibidabo debe ser, según Molins, abrir esta primavera, aunque sea en condiciones provisionales, suscribiendo un convenio con Patsa, la empresa que explotaba el parque o con otra firma.

“En sus cien años, pese a los altibajos, el parque siempre ha funcionado, sería decepcionante que pasara a ser municipal para estar cerrado”, apuntó.

El dirigente convergente explicó que el gobierno municipal transigió en que los concesionarios del parque de Montjuïc se vendieran las atracciones y dejaran el parque sin ajardinar, en contra de lo que preveía la concesión y de lo que aseguró el equipo de Clos a CiU.

Molins subrayó que el parque no se ajardinó entonces ni después y padece un abandono “inaceptable”.

Comparó la situación con la del edificio de Miramar, también en Montjuïc, en desuso desde hace años y que se degrada irremisiblemente.

El futuro del Tibidabo

El dirigente de CiU es cauteloso con el futuro del Tibidabo. Confía en que el Ayuntamiento se haga con el parque, tras pactar con la Seguridad Social que ésta ejerza el derecho de retracto de la subasta.

Pero recordó que sólo serán municipales siete hectáreas (que no incluyen el aparcamiento y otros terrenos que rodean el recinto) y apuntó que los acreedores de Patsa y de su empresa madre, Grand Tibidabo, podrían intentar evitar la venta.

Con todo, Molins avanzó que como el objetivo del parque municipal no será la rentabilidad económica, se deberá darle un uso más social, pedagógico y turístico y más integrado a Collserola.

Renovar el parque sin traicionar su historia

“Hay que renovar el Tibidabo, pero conservando su historia.”

Es la opinión de alguien más ligado sentimentalmente si cabe que otros barceloneses al parque de atracciones, pues no sólo es el lugar donde se ha divertido muchas veces; además, su bisabuelo fue Enric Sagnier, el arquitecto del templo del Sagrado Corazón (o Expiatorio).

Àlex Sagnier representa de alguna manera a los descendientes de aquellos que crearon el Tibidabo hace cien años, aunque la obra de su bisabuelo sea un elemento criticado por muchos.

Àlex dice que “el edificio se debe contextualizar en su época” (se inició en 1902 y no se acabó hasta 1961) y que se debe mantener al igual que todo el parque.

Cree que para dar “continuidad” a la historia de éste convendría “una alianza”, un parque de propiedad municipal y explotación privada.

Como creativo, lanza unas primeras ideas: “Potenciar el parque como oferta turística y cultural, usarlo como símbolo promocional de la ciudad e integrarlo mejor en Collserola”

Bar Damm – Espacio Esfèric

Bar Damm - Espacio Esfèric

Bar Damm – Espacio Esfèric. En esta primera fotografía se puede ver  el estado en que se encontraba este edificio en el parque en el año 2000. La vista  es desde la entrada de Dante.

Este espacio del que hablamos aquí fue el antiguo recinto de restauración del Parque de atracciones de Montjuic,  llamado Bar Damm.

En la actualidad es un espacio nuevo, completamente restaurado como “centro de convenciones”.

Aquí podeis ver una fotografía del año 2001 enviada por nuestro compañero, Josep Manel Castro, del antiguo edificio del Bar Damm.

Bar Damm

Esta instantánea está realizada desde el interior del edificio.

Bar Damm en obras

En esta imagen de noviembre del año 2007, aportada por  Raúl Jiménez, se puede observar la progresión de las obras de rehabilitación del edificio, junto a la plaza Dante y el anuncio del nuevo espacio “Esfèric“.

Nou espai Esferic BCN

El edificio, del año 1929, fue usado en el antiguo Parque de Atracciones de Montjuic como restaurante con el nombre de Bar Damm.

En el año 2008 fue rehabilitado como espacio para actos y convenciones y paso a llamarse Esfèric BCN.

Esferic bcn

Información del espacio Esfèric BCN

El espacio Esfèric es una nueva propuesta para eventos corporativos y actos privados. Ubicado en uno de los jardines más bonitos del Parque de Montjuïc, Esfèric luce una arquitectura excepcional, en la cual se perciben diversas influencias.

El edificio tiene su origen en un pabellón que formó parte de la Exposición Internacional de Barcelona en 1929. Las recientes obras de renovación le han otorgado un aspecto aireado y luminoso, con ventanales enormes y líneas limpias y geométricas. Una interpretación moderna y muy acertada de este histórico pabellón.

La ubicación del Esfèric, en el Jardín Joan Brossa del Parque de Montjuïc, es inmejorable. El mencionado jardín – dedicado al gran poeta y artista catalán – fue construido a partir de la remodelación del antiguo Parque de Atracciones de Montjuïc. El paisajismo del jardín es moderno y lleno de imaginación, combinando la flora mediterránea con amplias extensiones de césped. Y hay que mencionar las vistas de la ciudad desde las terrazas del edificio: absolutamente impresionante.

El espacio Esfèric está diseñado para acoger cualquier tipo de evento privado o de empresa: fiestas, bodas, eventos corporativos, presentaciones de productos (incluso coches), cócteles, cenas de gala, etc.

 Esfèric cuenta con dos plantas diáfanas y dos terrazas, ambas con enormes ventanales desde los cuales se puede  admirar la espectacular belleza de la Ciudad Condal.

PLANTA PRINCIPAL

La planta principal destaca por su interiorismo moderno, con paredes blancas y la característica forma circular del pabellón. La entrada principal nos lleva hasta una amplia terraza.

Esta planta es idónea para la realización de eventos como  recepciones, cócteles o fiestas. Hay una barra para servir copas o cafés, un área para montar platos de DJ y un amplio espacio central para poner mesas de cóctel, aunque también puede ser utilizado como pista de baile.

En esta planta también se encuentran la guardarropía, los baños y una sala polivalente con televisión de pantalla plana que se puede utilizar como oficina privada o como un espacio para niños durante una fiesta.

PLANTA VIDRERES

Una elegante escalera de color negro da acceso a  la planta superior, cuyos enormes ventanales ofrecen una vista impresionante de toda la ciudad. Se trata de una sala completamente diáfana, luminosa y con terraza propia. La sala cuenta con un acceso privado, independiente de la planta baja, por el cual incluso pueden entrar coches para realizar eventos como, por ejemplo, presentaciones de automóviles.

El espacio ofrece un abanico de posibilidades para la distribución de mesas. También se puede montar una barra, tanto dentro como en la terraza. Un espacio elegante y moderno para cenas de gala o grandes fiestas, presentaciones de todo tipo y eventos de gran notoriedad.

SERVICIOS ADICIONALES

El Esfèric se alquila vacío, lo cual ofrece una gran libertad creativa a la hora de diseñar su evento, ya que, al ser utilizados exclusivamente para este tipo de actos, los espacios del Esfèric permiten diferentes tipos de montaje.

Todo el edificio está dotado con la última tecnología. El sistema de sonido está repartido por ambas plantas y cuenta con un sistema de gestión independiente, al igual que el sistema de iluminación escénica. Hay además distintas opciones para la iluminación exterior de la fachada, ya que se puede elegir entre una amplia selección de filtros de color.

Se pueden organizar diferentes tipos de cátering: cenas, comidas, bufetes, cócteles, coffee breaks, etc.

Por sus grandes prestaciones, el Esfèric es el lugar ideal para realizar cualquier tipo de evento que requiera elegancia, sofisticación y exclusividad.

DETALLES:

Superficie: Sala – 250m2; Terraza – 265m2
Capacidad SALA: 220 pax (banquete); 300 pax. (cocktail)
Capacidad TERRAZA: 200 pax. (banquete); 300 pax. (cocktail)

Esferic-BCN-vista-arriba

Esferic-bcn-interior

Esferic-BCN-iluminado

Bar Damm – Espacio Esfèric – Editado por Josep Pérez

El arte resucita durante un mes el parque de atracciones de Montjuïc

El arte resucita durante un mes el parque de atracciones de Montjuïc. – Margarida Pinto El Periódico de Catalunya      06/07/2001

Una muestra de 15 artistas representa la memoria y la caducidad de la antigua instalación de ocio.

Las ruínas de lo que fue el parque de atracciones de Montjuïc han servido de inspiración y materia prima a 15 artistas, que hasta el próximo día 29 invitan a los habitantes de Barcelona a regresar, por última vez, a un espacio que es parte del imaginario de la ciudad.

La propuesta permite hacer una última visita a un espacio cerrado desde 1998 y que será demolido.

EX-Parc d’Atraccions. Intervenció urbana, es el título de la muestra -que se enmarca en la Trienal de Barcelona- y, según la comisaria, Elena Vallet, constata «la conversión de un espacio de ocio y atracción turística en ruína».

Los artistas, que utilizan los restos como material, reflexionan sobre la caducidad, la memoria y el pasado irrecuperable. «Las intervenciones sólo tienen sentido en un momento y un lugar que dejarán de ser en cuanto la exposición termine», afirma Vallet.

En un recorrido por el parque, cerrado desde 1998 y a punto de ser demolido para dar lugar a un espacio verde abierto, el espectador es invitado a participar en experiencias lúdicas, mientras otros proyectos apelan a sus recuerdos. Un viaje nostálgico por un espacio asociado a la pura diversión es la propuesta.

VIEJOS SONIDOS

Y, de hecho, el contraste no puede ser más fuerte: en la entrada, el visitante oye por todas partes sonidos de atracciones y multitudes tomadas en parques actuales, pero la vista le devuelve a la realidad un terreno casi desértico.

Hay que buscar las propuestas de los artistas entre la vegetación y dentro de las atracciones abandonadas.

Pero en cuanto empieza a caminar, el visitante se entera enseguida de que no falta nada: hay fotos souvenir, algodón azucarado, vagonetas, restaurante, bazar y hasta césped para descansar.

La mayoría de los artistas participantes ha tenido una vinculación especial con el parque, lo que ha dado lugar a respuestas muy personales.

Es el caso de Sebastián Roselló, que recurre a fotos de su álbum familiar, reproducidas en gran formato, para recrear espacios típicos del parque.

Mireia Sallarés, Albert Peral, Luis Bibe, Gino Rubert y Erich Weiss son otros de los nombres que participan en la exposición.

Una recreación del pasado hecha con materiales del futuro

Los artistas que participan en la exposición en el parque de Montjuïc utilizan todo tipo de materiales para llevar a cabo sus propuestas. El audiovisual es uno de los elementos más usados.

Luis Bibe, por ejemplo, interviene en el espacio inclinado de la Casa Magnética. El artista ha eliminado el interior y ha superpuesto una proyección de diapositiva, de modo que va desapareciendo la imagen original mientras va ganando espacio la imagen del artista.

El enorme poder evocador del sonido está presente en la intervención de Begoña Montalbán, que ha grabado la agitación de otros parques de atracciones para marcar el contraste con el espacio abandonado de Montjuïc.

El arte resucita durante un mes el parque de atracciones de MontjuïcCuatro propuestas

1. La capacidad de crear y destruir, según Dionis Escorsa.
2. Las vagonetas de Mireia Sallarés.
3. Una polaroid de Gino Rubert.
4. Césped sobre escombros, de Albert Peral.

EL APUNTE. De Rosario Fontova (Periodista)

Recuerdos

Una de las exposiciones más extrañas jamás celebrada en Barcelona introducía al espectador en el interior de una angosta cloaca, donde hasta las ratas estaban limpias, con entrada por el paseo de Sant Joan.

Esta trienal de arte de Barcelona se apodera de otro espacio insólito, las ruinas urbanas del parque de atracciones de Montjuïc, para convertir los jirones de la memoria y la nostalgia en campo de pruebas para jóvenes creadores.

La idea como concepto es excelente, pero deja un sabor agridulce. ¿Por qué cerró Montjuïc? ¿Qué truncó los recuerdos de miles de críos ahora adultos?

Recorte de prensa facilitado por Jose Pérez